Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:15h

·Publicidad·

Crónica de Roma

El Patriarcado de Moscú espera resultados del futuro encuentro con el Papa

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Se ha abierto una nueva fase de relaciones entre la Iglesia católica y la Iglesia Ortodoxa Rusa y los tiempos parecen maduros para que se realice el encuentro tan esperado entre Benedicto XVI y el patriarca de Moscú y de todas las Rusias, Kirill I.

“Creo que ahora es posible”, declaró el metropolitano Hilarión, “ministro de Exteriores” del Patriarcado de Moscú, durante su participación en las Jornadas de cultura y espiritualidad rusa en el Vaticano, que concluyeron ayer por la tarde con un concierto en honor de Benedicto XVI.

El número dos del patriarcado de Moscú señaló que es muy importante preparar a conciencia el eventual encuentro, “porque lo importante no es el hecho en sí, sino los resultados”.

Aunque existen cuestiones pendientes entre las Iglesias católica y Ortodoxa rusa, en particular el problema de los uniatas de Ucrania occidental, el diálogo entre ambas sigue adelante porque “los tiempos y las personas han cambiado”, dijo.

“Hoy, los católicos y ortodoxos se enfrentan al mismo reto: el de la des-cristianización de los países donde antaño los valores cristianos eran mucho más vivos”, dijo Hilarión. Precisamente es sobre estos valores comunes de la cristiandad que puede proseguir el diálogo entre la Iglesia católica y el Patriarcado de Moscú.

El metropolitano Hilarión aseguró que el Patriarcado ortodoxo ruso acogió con satisfacción la elección de Benedicto XVI, y “se siente muy cercano a las posiciones adoptadas por el pontífice en cuestiones morales y en la promoción de los valores cristianos tradicionales”.

El cardenal Walter Kasper, presidente del Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, confirmó la voluntad de la Santa Sede y del Papa de construir “esta etapa histórica”. En este sentido, resaltó que el futuro encuentro entre el Papa y el patriarca de Moscú puede servir de testimonio para un mundo secularizado, porque puede mostrar que los jefes de las dos iglesias se hallan en la misma posición sobre los mismos problemas morales”.