Lunes 05/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

El Parlamento Europeo se acuerda de los perseguidos por sus creencias religiosas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Parlamento Europeo ha adoptado recientemente una resolución con la que condena los atentados recientes contra comunidades cristianas en Egipto y Malasia.

El pasado 6 de enero seis cristianos coptos y un policía murieron en Egipto, y varias iglesias y lugares de culto en Malasia fueron atacadas, denunció la COMECE (Comisión de las Conferencias Episcopales de la Comunidad Europea).

Según los obispos europeos, esta resolución del Parlamento Europeo se hace eco de la resolución que el Consejo de Ministros de la UE adoptó el 16 de noviembre de 2009 y que “reafirma el compromiso firme de la Unión Europea de promover y proteger la libertad de religión y de creencia” y “reafirma su intención de dar prioridad a estas cuestiones como parte integrante de la política de los derechos humanos de la UE”, tanto en el marco de sus relaciones bilaterales como multilaterales.

Con el fin de ayudar a quienes toman las decisiones europeas a poner en marcha medidas concretas para promover la libertad de religión en las relaciones exteriores de la UE, los obispos de la COMECE han puesto en marcha un grupo de expertos encargado de redactar un Memorando sobre la promoción de la libertad religiosa en el mundo.

El texto da cuenta de las violaciones del derecho fundamental a la libertad de religión -incluso de las persecuciones- en el mundo, y propone una serie de recomendaciones a las instituciones europeas. Una vez adoptadas en la próxima Asamblea Plenaria de los obispos de la COMECE (14-16 abril 2010), el memorando se remitirá a los responsables de la Unión Europea.

Actualmente, entre el 75% y 85% de las persecuciones religiosas en el mundo afectan a los cristianos y, cada año 170.000 cristianos pierden la vida a causa de su fe, mientras que el número total de fieles brutalmente perseguidos se cifra en 200 millones de personas.