Miércoles 18/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

Concelebrarán la misa del Miércoles de Ceniza en San Pedro

El Papa nombra Misioneros de la Misericordia a una docena de sacerdotes españoles

Francisco ha elegido a un total de 1.071 presbíteros de todo el mundo. Buenos predicadores, grandes confesores y pacientes, algunas virtudes que deben reunir

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La Iglesia española no ha publicado la lista oficial de los sacerdotes elegidos por el Papa para ser Misioneros de la Misericordia en este Año Jubilar. Pero según señalan fuentes de la Conferencia Episcopal Española a Religión Confidencial, “son unos doce presbíteros españoles de las distintas diócesis”. 

Francisco recibiendo la ceniza durante el año pasado. Imagen de la página de las noticias del Vaticano. Francisco recibiendo la ceniza durante el año pasado. Imagen de la página de las noticias del Vaticano.

Esta docena de sacerdotes españoles participan hoy a las 17.30 en un encuentro en el Aula Pablo VI, con el Santo Padre y con todos los Misioneros de la Misericordia elegidos de los cinco continentes. El Papa les transmitirá la misión concreta que les encomienda en este Año Jubilar.  

Mañana miércoles de Ceniza, Francisco presidirá a las 17.00 horas la misa en la Basílica de San Pedro, -dando comienzo la Cuaresma- que será concelebrada por todos los presbíteros elegidos. Después, tendrá lugar el envío de los Misioneros de la Misericordia para ir por todos los rincones del mundo para absolver pecados, sobre todo, los más graves como el aborto.

El Pontífice ha nombrado finalmente a un total de 1.071  sacerdotes de todo el mundo. Según Rino Fisichella, presidente del Pontificio Consejo para la nueva Evangelización y responsable del Jubileo de la Misericordia, se había previsto unos 800 misioneros, pero debido a las numerosas peticiones de los obispos y de las candidaturas que han llegado al Vaticano, la cifra ha superado el millar.

Todos ellos, junto con los fieles que lo deseen, podrán venerar el miércoles de Ceniza, las reliquias del Padre Pío de Pietrelcina y el Padre Leopoldo Mandic, a quienes el Papa propone como los santos de la Misericordia.

Algunos de estos sacerdotes españoles que han dado a conocer los medios son:    

Jesús Higueras, como adelantó Religión Confidencial. Es sacerdote diocesano de Madrid y párroco de Santa María de Caná, en Pozuelo.

Víctor Hernández Arcediano, miembro del equipo de Pastoral de la Salud de Madrid. Ha sido capellán de varios hospitales públicos, como el Gregorio Marañón y la Paz.

José Aumenté, sacerdote de la diócesis de Palencia, miembro del Instituto Siervos de la Iglesia y director de los Secretariados de la Carretera y de Ferias y Circos de la Conferencia Episcopal Española. Ricardo Blázquez, presidente de la CEE, le ha pedido que visite Valladolid para que predique y confiese en el Santuario de la Promesa, según recoge Aciprensa.

Jesús Martínez Carracedo, de diócesis de Tui-Vigo. Licenciado en Pastoral de la Salud en Roma y director del Departamento de la Pastoral de la Salud de la Conferencia Episcopal Española.

Adrián Sanabria, de Sevilla. Vicario episcopal para la Nueva Evangelización y capellán de las Jerónimas del convento de Santa Paula.

Francisco de Asís Bustamante, de la diócesis de Jerez. Es párroco del Divino Salvador en Dos Hermanas de Sevilla.

Ángel Moreno, vicario episcopal para la Vida Consagrada, de la diócesis de Sigüenza-Guadalajara.

Bernabé Dalmau, monje de Montserrat, de la diócesis de Sant Feliu de Llobregat, en Barcelona.

Salvador Pié-Ninot, rector de la Basílica de Santa María del Mar, también de la archidiócesis de Barcelona.

Ramón Prat i Pons, vicario general de la diócesis de Lleida.

Cualidades de los seleccionados

El Delegado Pontificio para el Jubileo, Rino Fisichella, ha explicado las virtudes que deben reunir estos sacerdotes: Ser personas con paciencia,  para conocer los límites de las personas, y expresar la cercanía de Dios; Ser buenos predicadores, para hablar sobre la misericordia y hacer a todos accesible el mensaje de Cristo; Ser grandes confesores para que el confesionario se convierta en un lugar de acogida, de compresión donde encontrar el perdón; Disposición para viajar por todo el mundo y habrá programas de intercambio entre las diócesis de todo el mundo y tener espíritu de sacrificio para estar a disposición todo el año. 

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·