Miércoles 18/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

Por Mercedes De La Torre

El Papa pregunta ¿Qué sería de la Iglesia sin religiosas?

En ocasión de la Jornada de la Vida Consagrada, el Papa Francisco ha resaltado el importante papel de las religiosas en la Iglesia y lo ha hecho frente a miles de fieles reunidos en la Plaza de San Pedro.

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

“Pero imagínense una Iglesia sin las religiosas.... ¡No, no se puede pensar! Son este don, esta levadura que lleva precisamente adelante al pueblo de Dios. ¡Son grandes estas mujeres, que consagran su propia vida y llevan adelante el mensaje de Jesús!” ha exclamado Francisco en la Jornada de la Vida Consagrada que se celebra cada año en la fiesta de la Presentación de Jesús en el templo y que es la primera de su Pontificado.

 

Sin embargo, el Papa ha destacado que “la ofrenda de sí mismos a Dios concierne a todos los cristianos” quienes están “consagrados a Él por medio del bautismo” y así ha recordado que todos están llamados a hacer de la propia vida “un don generoso, en la familia, en el trabajo, en el servicio a la Iglesia, en las obras de misericordia” pero, ha explicado que “esta consagración la viven de una manera particular los religiosos, los monjes, los laicos consagrados” que realizan la profesión de los votos.

 

En esta línea, Francisco ha precisado que la vida consagrada es “una manera auténtica” de ofrecer un “testimonio especial al Evangelio del Reino de Dios” para “llevar la luz de Cristo, allí donde se encuentra la oscuridad más densa, y difundir su esperanza en los corazones desalentados” por lo que ha concluido que si es entendida y vivida así “es un don de Dios a la Iglesia. Un don de Dios a su pueblo”.

 

Por último, el primer Papa jesuita ha resaltado que en el mundo “hay mucha necesidad de estas presencias, que fortalecen y renuevan el compromiso de la difusión del Evangelio, de la educación cristiana, de la caridad hacia los más necesitados, de la oración contemplativa; el compromiso de la formación humana, de la formación espiritual de los jóvenes, de las familias; el compromiso por la justicia y la paz en la familia humana”. Y ha insistido en la importancia de las mujeres consagradas en la Iglesia al lanzar esta pregunta: “¿qué pasaría si no estuvieran las religiosas, las religiosas en los hospitales, las religiosas en las misiones, las religiosas en las escuelas?”.


@mercedesdelat 


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·