Sábado 19/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

El Papa y las mujeres

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Bergoglio retoma las catequesis del Año de la Fe que comenzó Benedicto XVI. En la de este miércoles habló especialmente a los jóvenes y a las mujeres: "primeros testigos de la Resurrección".

Unas 30.000 personas llenaron la plaza de San Pedro en la primera audiencia 'normal' del papa Francisco, la segunda de su pontificado. Más personas si cabe que la semana pasada. El papa Francisco ha instaurado -por ahora- un nuevo modo de hacer las audiencias generales. Sólo habla italiano, incluso cuando se dirige a los hispano hablantes, no quiere hacer distinciones ni favoritismos hacia nadie, ni siquiera hacia quienes hablan su misma lengua madre.

La vida normal, la rutina, comienza a instaurarse también en el Vaticano. El Papa retoma lo que Benedicto XVI dejó comenzado, es decir, el Año de la Fe, de ahí que las catequesis de estos últimos meses se hayan dedicado a explicar el Credo. En este caso el Papa habló de la Resurrección. Dijo que las mujeres fueron los primeros testigos de la Resurrección de Jesús, a pesar de que en la época no eran testigos fiables. "Sin embargo los apóstoles se limitan a contar lo que vieron".

Y como ya es natural en él, improvisó, con su acento maradamente argentino al hablar italiano. El Papa pidió a las madres y a las abuelas que siguieran todavía hoy siendo testigos de que Jesús está vivo para sus hijos y para sus nietos. "Las primeras en ser testimonios de la Resurrección -dijo el Papa- son las mujeres. Y eso es bello, es un poco la misión de las mujeres, de las mamás, de las abuelitas. Dar testimonio a sus hijos y nietos de que Jesús está vivo, vive ha resucitado. Mamás y mujeres ¡adelante con este testimonio!" Y es que el Papa sabe de la importancia de las mujeres en la transmisión de la fe y de hecho Francisco lo dice claramente, a pesare de que puede ser una nueva ampolla que se levante entre los sectores conservadores de la Curia. "Esto nos hace reflexionar -asegura Francisco- sobre cómo las mujeres, en la Iglesia y en el camino de la fe, han tenido y sigen teniendo aún hoy un papel especial en el abrir las puertas al Señor, en seguirlo y en comunicar su Rostro, porque la mirada de fe necesita siempre la mirada sencilla y profunda del amor. A los Apóstoles y a los discípulos les cuesta más creer, a las mujeres no".

Lo dice el Papa, cuando todavía resuenan los ecos de quienes no entienden por qué lavó los pies a dos chicas el Jueves Santo. Ecos que se paran a mirar con recelo el aire de apertura que trae Francisco a la Iglesia. En realidad no son ni si quiera aires de apertura y ni mucho menos aires de cambios atolondrados o en contra de la liturgia. Es el amor que pone a cada uno en su sitio y a las mujeres, ni más ni menos, que "como primeros testigos de la Resurrección".

@blancaruizanton

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·