Sábado 03/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

El Papa insiste a los sacerdotes en que deben 'predicar' en Internet

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Un uso competente de los nuevos medios para llegar a todas las gentes

El Santo Padre ha pedido a los sacerdotes que transmitan la Palabra de Dios empleando también los modernos medios de comunicación digitales. Para ello recomienda unir el uso competente de la tecnología, gracias a un periodo de preparación, “con una sólida preparación teológica y una honda espiritualidad sacerdotal”.

El mensaje de este año para la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales se enmarca en el Año Sacerdotal. Por eso, el Papa ha elegido como tema: "El sacerdote y la pastoral en el mundo digital: los nuevos medios al servicio de la Palabra".

Benedicto XVI subraya que con la difusión de la tecnología digital, no solo aumenta la responsabilidad del anuncio, sino que se hace más acuciante y reclama un compromiso más intenso y eficaz.

Las vías de comunicación abiertas por las conquistas tecnológicas, explica el pontífice, se han convertido en un instrumento indispensable para responder adecuadamente a los interrogantes que surgen en un contexto de grandes cambios culturales, especialmente en el mundo juvenil.

En este sentido, pide tener en cuenta también a quienes no creen pero tienen deseos de absoluto y de verdades perennes, ya que estos medios modernos permiten contactar con creyentes de todas las religiones, con quienes no creen y con personas de todas las culturas.

Tras poner de relieve que los nuevos medios ofrecen sobre todo a los presbíteros “perspectivas pastorales siempre nuevas y sin fronteras”, el Papa recuerda que “la fecundidad del ministerio sacerdotal deriva sobre todo de Cristo, al que encontramos y escuchamos en la oración; al que anunciamos con la predicación y el testimonio de la vida; al que conocemos, amamos y celebramos en los sacramentos, sobre todo en el de la Santa Eucaristía y la Reconciliación”.

Por Alfonso Bailly-Bailliére