Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

El Papa explicó por qué la violencia no sirve para resolver problemas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Benedicto XVI manifestó su preocupación por los recientes casos de violencia contra los emigrantes y los cristianos en algunos países del mundo.

Aunque no se refirió concretamente al episodio de violencia desatada el pasado viernes en el sur de Italia contra algunos emigrantes, ni tampoco a los casos que se dan con cierta frecuencia en otros países europeos, el Papa recordó que son seres humanos, como cualquier otro, con una cultura y tradición diferentes, y por tanto, dignos de respeto.

Durante su habitual rezo del Ángelus desde la Plaza de San Pedro del Vaticano, el Papa volvió a repetir que la violencia no debe ser nunca para nadie “el modo de resolver los problemas”.

"El problema -dijo- es más que nada humano; hay que mirar el rostro del otro y descubrir que hay un alma, una historia, una vida y una persona a la que Dios ama como me ama a mí".

El Santo Padre, que recibió con tristeza la noticia del asesinato de ocho cristianos coptos en el sur de Egipto tras participar en las celebraciones de la Navidad, hizo unas consideraciones similares en lo que se refiere al hombre en su diversidad religiosa.

"La violencia contra los cristianos en algunos países -dijo- ha suscitado la indignación de muchos, también porque se ha manifestado en los días más sagrados para la tradición cristiana".

En este contexto, llamó la atención frente a las responsabilidades de las instituciones políticas y religiosas ante estos hechos y resaltó que “no puede existir violencia en el nombre de Dios, ni se puede pensar en honrarlo ofendiendo la dignidad y la libertad de los semejantes”, una idea que probablemente repita hoy al dirigirse a los representantes del cuerpo diplomático ante la Santa Sede.

Por Alfonso Bailly-Bailliére