Sábado 03/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

El Papa alerta del riesgo de considerar el relativismo como parte esencial de la democracia

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

En el tradicional discurso al cuerpo diplomático acreditado ante la Santa Sede, el Papa se refirió ayer a la salvaguardia de la creación, en consonancia con lo que escribió en el mensaje para la Jornada Mundial de la Paz 2010, cuyo tema es: “Si quieres promover la paz, protege la creación”.

Como ya ha recordado en diferentes ocasiones, la defensa de la creación no responde esencialmente a una exigencia estética, sino más bien moral, “puesto que la naturaleza manifiesta un designio de amor y de verdad que nos precede y que viene de Dios”.

Así se entiende en este contexto, la gran preocupación del pontífice por construir una paz verdadera, cuando se separa o incluso se opone la protección del ambiente y la de la vida humana, incluida la del que tiene derecho a ver la luz. Y es que, como subraya el Santo Padre, la responsabilidad por la creación se pone de manifiesto precisamente cuando se respeta a la persona.

Benedicto XVI condena la difusa hostilidad a la religión cristiana en el mundo, y el riesgo de considerar el relativismo como parte esencial de la democracia, ya que acaba concibiendo la laicidad en términos de exclusión o de rechazo de la importancia de la religión en la sociedad. Por eso, pide con urgencia que se defina una laicidad positiva, abierta, fundada en una justa autonomía del orden temporal y espiritual.

Otro aspecto que preocupa al Papa son las leyes o proyectos de países europeos y americanos que atentan contra el fundamento biológico de la diferencia sexual, en nombre de la lucha contra la discriminación, negando la diferencia entre las criaturas.

Es interesante al respecto recordar, como hace el pontífice, que la libertad humana no es absoluta, porque el hombre no es Dios, y por tanto el rumbo no se puede determinar por la arbitrariedad o el deseo, sino que debe corresponder con el designio establecido por el Creador.

Por Alfonso Bailly-Bailliére