Martes 06/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

El Papa acogerá a su hermano Georg en Castelgaldolfo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El próximo sábado, 1 de agosto, el Papa recibirá a un centenar de atletas que han participado en el Mundial de Natación de Roma 2009. La audiencia tendrá lugar en el patio del palacio apostólico de Castelgandolfo, y será la primera cita tras las vacaciones en el Valle de Aosta.

Benedicto XVI aprovechará la ocasión para volver a referirse al tema de la ética en el deporte, que ya mencionó el pasado 21 de julio en su breve mensaje a los ciclistas del Tour de Francia a su paso por el Valle de Aosta, por primera vez después de cincuenta años, precisamente durante la presencia del Papa en aquel lugar.

"Que el empeño en el deporte -dijo entonces- contribuya al crecimiento íntegro de la persona, y no se desvincule del respeto de los valores morales y educativos".

Las palabras del pontífice fueron interpretadas por muchos como un llamamiento contra el doping y el uso de sustancias prohibidas en el ciclismo, pero en realidad estaba hablando también de los deportistas que en ese período competían en la Ciudad Eterna. Es decir, se refería a los participantes en el Mundial de Natación, apenas iniciado y ahora a punto de terminar.

Como en años anteriores, Benedicto XVI acogerá en la residencia veraniega de Castelgandolfo a su hermano Georg, con quien pasará al menos un mes de descanso. El domingo 2 de agosto por la tarde, asistirán al concierto ofrecido por una orquesta alemana en el patio del palacio apostólico.

Mientras tenga el brazo escayolado, el Papa seguirá el mismo programa de los días pasados en los alpes italianos; es decir, dedicará tiempo a la oración, a la lectura y a pasear por los amplios jardines de Castelgandolfo. En la segunda quincena del mes, una vez que le quiten la escayola, deberá comenzar la rehabilitación de la muñeca derecha hasta que esté en condiciones de volver a escribir y de tocar el piano que le han instalado en la residencia pontificia.

 

Alfonso Bailly-Bailliére