Martes 21/02/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

Durante esta Semana Santa

El Papa Francisco propone pensar en el final de la vida

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Con ocasión de la Semana Santa en la que se conmemora la muerte y resurrección de Jesús, el Papa Francisco ha animado a pensar en el fin de nuestra vida y pedir la gracia para poder afirmar “he hecho todo lo que podía hacer".


Papa San Pedro

Un artículo de...

Mercedes De La Torre
Mercedes De La Torre

Más artículos de Mercedes De La Torre »

El Papa ha explicado durante su catequesis semanal que este jueves Santo comienza el Triduo Pascual -con la conmemoración de la última cena, en la Misa de la Cena del Señor- en el que se medita sobre la pasión, muerte y resurrección de Jesús. “Culmen del año litúrgico y de la vida cristiana”.

Con el gesto del lavatorio de los pies por parte de Jesús a sus discípulos, el Pontífice ha precisado que Jesús expresa “el sentido de su vida y de su pasión” que es el servicio. Y precisamente él visita la carcel romana de Rebibbia para repetir este gesto.

Después, refiriéndose a la liturgia del Viernes Santo en la que se medita el misterio de la muerte de Cristo y en donde se adora la Cruz, el Papa ha recordado que la frase de Jesús que expresó en los últimos instantes de vida, antes de entregar el espíritu al Padre “todo se ha cumplido”.

En esta línea, el Papa ha expresado: “Qué bello será que todos nosotros, al final de nuestra vida, con nuestros errores, nuestros pecados, también con nuestras buenas obras, con nuestro amor al prójimo, podamos decir al Padre como Jesús: ¡Todo se ha cumplido! Pero no con la perfección con la que lo dijo Jesús sino decir: “Señor, he hecho todo lo que podía hacer”. ¡Todo se ha cumplido!”.

En esta línea, Francisco ha animado en el momento de la adoración a la Cruz mirar a Jesús y pensar  “en el amor, en el servicio, en nuestra vida, en los mártires cristianos” y ha agregado que “también nos hará bien pensar en el fin de nuestra vida. Ninguno de nosotros sabe cuándo sucederá esto, pero podemos pedir la gracia de poder decir: 'Padre, he hecho todo lo que podía hacer'. ¡Todo se ha cumplido!”, ha recalcado.

Por otro lado, cabe destacar que el Papa ha mencionado que el sábado Santo es el día “en el cual la Iglesia contempla el ‘reposo’ de Cristo en la tumba después del victorioso combate en la Cruz”, interesante que no haya dicho la ‘muerte’ sino el ‘reposo’.

Asimismo, el Pontífice ha destacado que en el sábado Santo “la Iglesia, una vez más, se identifica con María” y ha explicado que “toda su fe está recogida en ella, la primera y perfecta discípula, la primera y perfecta creyente”. 

Por último, sobre la Vigilia Pascual ha recordado que se resuena nuevamente el Aleluya por celebrar a “Cristo Resucitado, centro y fin del cosmos y de la historia” y ha advertido que en ocasiones “la oscuridad de la noche parece que penetra en el alma; a veces pensamos: ‘ya no hay nada más que hacer’, y el corazón no encuentra más la fuerza de amar…” Sin embargo, el Papa ha concluido que este es el misterio de la Pascua porque “precisamente en aquella oscuridad Cristo enciende el fuego del amor de Dios…” y esta realidad muestra la esperanza de que “nuestra vida no termina delante de la piedra de un Sepulcro, nuestra vida va más allá, con la esperanza al Cristo que ha resucitado, precisamente, de aquel Sepulcro”.

Twitter: @mercedesdelat