Domingo 20/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

El Papa Francisco y la Teología de la Liberación

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El pasado jueves el Papa recibió en audiencia privada al padre de la Teología de la Liberación (TL) el dominico peruano Gustavo Gutiérrez y algunos comienzan a especular sobre el contenido del encuentro, visto que "la opción preferencial por los pobres" que está al centro de la TL se ha plasmado en los discursos desde el inicio del Pontificado de Francisco y fue un rasgo característico de la acción pastoral del ex arzobispo de Buenos Aires.

Sin embargo, el obispo de Roma que ha confesado querer una "iglesia pobre para los pobres" no reduce el mensaje evangélico sólo a los más desfavorecidos, sino que busca abrir los ojos del cristiano para salir de la indiferencia y ayudar también a los pobres. Pero sobre todo invita a salir de la comodidad para anunciar la alegría de la buena nueva a las periferias existenciales, a los miembros de otras religiones y a los no creyentes.

De este modo, el Papa Francisco abre nuevamente sus puertas a todos para dialogar, pero esto no significa que apruebe todo, ya que ha sido claro en su fidelidad al magisterio de la Iglesia y en la unidad de pensamiento con sus predecesores.

Recordemos que el Papa emérito Benedicto XVI tuvo como uno de los sellos de su Pontificado el diálogo con todos, sin importar su credo y ahora Francisco continúa en la misma dirección.

A diferencia de otros teólogos de la liberación, Gutiérrez nunca fue condenado por la Congregación para la Doctrina de la Fe sino que este dicasterio vaticano ha corregido algunos aspectos de esta tendencia sin condenarla por completo.

Así lo confirmó el documento Libertatis nuntio de la Congregación para la Doctrina de la Fe escrito en 1984 que precisó que "de ninguna manera debe interpretarse como una desautorización de todos aquellos que quieren responder generosamente y con auténtico espíritu evangélico a la opción preferencial por los pobres".

Y reiteró que "hoy más que nunca, es necesario que la fe de numerosos cristianos sea iluminada y que éstos estén resueltos a vivir la vida cristiana integralmente, comprometiéndose en la lucha por la justicia, la libertad y la dignidad humana, por amor a sus hermanos desheredados, oprimidos o perseguidos", tema que Francisco reitera frecuentemente.

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·