Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

Mañana se dará un paso definitivo para la beatificación de Juan Pablo II

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Está previsto que Benedicto XVI firme mañana sábado el decreto de virtudes heroicas de Juan Pablo II, dándose así un paso definitivo para la beatificación del Siervo de Dios.

Según la revista italiana Panorama, el Vaticano va a pedir oficialmente que el día de la beatificación del primer Papa polaco –que podría ser el 16 de octubre de 2010, aniversario de su elección (1978) a la Cátedra de Pedro- sea proclamado por el gobierno italiano "jornada especial" debido a la gran afluencia de personas que asistirán a la ceremonia.

El pasado mes de noviembre, los miembros de la Congregación para las Causas de los Santos dieron su parecer favorable a la aprobación de las "virtudes heroicas" de Karol Wojtyla y solo quedaba la firma del Papa para aprobar y autorizar entonces la publicación del decreto.

Tras el reconocimiento oficial de que el Siervo de Dios Juan Pablo II ha vivido las virtudes cristianas en grado heroico, recibirá el título de Venerable. A partir de ese momento sólo faltará el paso decisivo para su beatificación: el examen de un milagro atribuido a su intercesión.

El caso que se ha estudiado concierne al de la monja francesa Marie Simon-Pierre, de la congregación de las Pequeñas Hermanas de las Maternidades Católicas. La religiosa recibió en 2001 una dura noticia: padecía Parkinson, la misma enfermedad degenerativa que afectó al Papa polaco durante bastantes años. En 2005, dos meses después de la muerte del Pontífice, y tras muchas horas de oración de toda su comunidad pidiendo un milagro por intercesión de Juan Pablo II, los síntomas desaparecieron.

La hermana Marie-Simon-Pierre recuerda que “no era la misma, me resulta difícil explicarlo con palabras. Fue demasiado fuerte, demasiado grande, un misterio. Juan Pablo II me curó. Fue obra de Dios, gracias a su intercesión”.

Una vez que el milagro sea examinado por una comisión médica y otra de teólogos, la comisión de obispos y cardenales expresará su juicio respecto a la posible beatificación. Posteriormente, Benedicto XVI podría autorizar a la Congregación para las Causas de los Santos que promulgue el decreto que reconozca el milagro atribuido al Papa polaco y finalmente podrá ser beatificado.

Por Alfonso Bailly-Bailliére