Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

La Iglesia católica en Cuba abre su primer blog

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Me llamo Sergio Lázaro Cobarrouy, esposo de Janely, padre de Ana Laura y Alejandra, y quiero compartir mi experiencia de fe contigo. Así se presenta este ingeniero laico que acaba de crear un blog cubano en el que desea compartir las experiencias personales conversando “a lo cortico” como se dice en Cuba.

En este blog, llamado “Creer en Cuba”, se pueden leer artículos sobre espiritualidad, fe y valores. “Es también un lugar -escribe su autor- para quienes buscan a Dios, porque Él se muestra a través de las experiencias de vida de los creyentes, aunque no seamos todo lo bueno que deberíamos”.

Cobarrouy asegura que “Jesucristo siempre es el que llama, el que siembra en el corazón de las mujeres y hombres, niñas y niños, jóvenes y viejos, esa sed de “algo más”, esa necesidad de infinito y vida más allá de nuestra dura realidad. Él siempre nos acompaña y se hace más visible en los momentos críticos. Si te arde el corazón por anunciar lo que has vivido junto a Él, si te arde porque lo buscas, o si simplemente estás curioso, o visitas por casualidad, eres bienvenido”.

Con esta iniciativa se desea crear un espacio abierto para compartir la fe en Cuba y en la diáspora, dadas las dificultades que siguen encontrando los católicos de la Isla para expresar su fe y contribuir con su talento y sus esfuerzos a la vida social del país.

Los que lo deseen pueden proponer cualquier tema de interés que sea afín al blog, explica Cabarrouy, que administra el sitio desde el obispado occidental de Pinar del Río. También está permitido opinar y discrepar, pero, aclara, “habrá que respetar siempre a las personas y renunciar a los partidismos políticos”.

Las contribuciones y comentarios –incluidas las de cubanos y personas de otras partes del mundo interesadas en vivir la fe cristiana encarnada en la realidad-, “se publicarán si cumplen estas condiciones y contribuyen al mejoramiento humano".

 

Por Alfonso Bailly-Bailliére