Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

Habla Georg Gänswein, quien mejor conoce los secretos del pontificato de Joseph Ratzinger

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

“Benedicto XVI “Urbi et Orbi” es el título del libro que recoge más de doscientas imágenes del actual pontificado y en el que monseñor Georg Gänswein revela el verdadero rostro del Papa.

El secretario personal del Papa conoce como nadie los secretos del pontificato de Joseph Ratzinger. En el volumen, promovido por el periódico alemán Bild y editado por la Librería Vaticana, Gänswein escribe: “El mensaje de Benedicto XVI es tan sencillo como profundo. La fe no es un problema que hay que resolver; es un don que debe ser descubierto de nuevo. La fe produce alegría y satisfacción. La fe tiene un rostro humano: Jesucristo. Incluso cuando todas las cámaras apuntan hacia el Papa, no se trata de él. El Santo Padre no se sitúa en el centro, no se anuncia a sí mismo, sino a Jesucristo”.

En el libro, que acaba de publicarse en Italia, don Georg recorre los cinco años de pontificado. No omite, por ejemplo, la polémica suscitada por la famosa lectio en Ratisbona: “Una parte del discurso sobre el Profeta Maoma sacado de contexto -escribe- provocó reacciones duras”. También se refiere a la campaña mediática a causa de las palabras del Papa acerca del Sida mientras viajaba a Camerún. Monseñor Gänswein responde publicando todo el razonamiento del Pontífice tal y como lo había manifestado en la conversación con los periodistas que le acompañaban en el viaje a Africa. Dice: “Al Papa le preocupa hoy, más que en el pasado, que los africanos tengan la oportunidad de disponer de su destino”.

Además del libro, en una reciente entrevista al Bild, Gänswein defiende al Papa. Refiriéndose concretamente al tema de los abusos sexuales de menores por parte del clero, dice: “Nunca nadie ha condenado con tanta fuerza los abusos como el Santo Padre y la Iglesia Católica”. Según Gänswein, el Papa hace bien en responder con el silencio a las múltiples acusaciones: “Las críticas constructivas -señala- siempre son justas. Pero no creo que en este caso, las críticas tengan esta finalidad”. También porque es “inútil e insensato” que el Papa comente personalmente cada caso de abuso sexual, ya que esto cae bajo la responsabilidad de los obispos.

Por Alfonso Bailly-Bailliére