Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

Formación continua para obispos en Roma

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Como todos los años al inicio de septiembre, los obispos nombrados en los últimos meses participan en un seminario de actualización en Roma organizado por la Congregación para la evangelización de los pueblos.

El prefecto del dicasterio es el cardenal indio Ivan Dias. Este año son 102 los obispos designados en los dos últimos años (2008-2010) en las circunscripciones eclesiásticas que dependen de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos. Los prelados provienen de 24 naciones africanas, 11 asiáticas, 3 americanas y 2 oceánicas.

El objetivo del seminario de estudio, que sigue una tradición que se remonta a 1994, es ofrecer a todos los responsables de diócesis o circunscripciones eclesiásticas de los territorios de misión un tiempo para orar, reflexionar y profundizar en la vida y el ministerio episcopal.

Al igual que para los sacerdotes recién ordenados, este período de estudio y formación es especialmente importante para los nuevos obispos, sobre todo en los primeros años de ministerio, que es cuando se deben enfrentar a dificultades y problemas “nuevos” y en muchas ocasiones serios.

Además de presentar un análisis sobre la actualidad de la misión “ad gentes”, durante el seminario se recordarán las competencias y actividades de las cuatro Obras Misioneras Pontificias, creadas entre 1843 y 1916 y para las cuales el Papa pide siempre apoyo material y espiritual. Las dos primeras son la de Propagación de la fe, cuya tarea es promover la cooperación misionera en todas las comunidades cristianas y la de San Pedro Apóstol, encargada de la formación del clero local en las Iglesias de misión.

La tercera Obra es la de la Santa Infancia o Infancia Misionera, que tiene como objetivo educar a los años el espíritu misionero, interesándoles por las necesidades de otros niños en los países de misión mediante el ofrecimiento de oraciones y de ayuda material. Por último, la Unión Misionera, que se ocupa de la animación misionera de los evangelizadores: sacerdotes, religiosos y religiosas y miembros de Institutos seculares.

Por Alfonso Bailly-Bailliére