Miércoles 07/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

La Expo de Zaragoza viaja a Roma

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Papa hizo un nuevo llamamiento para que se proteja el medioambiente y se haga un uso responsable de la creación.

La ocasión fue la audiencia especial de ayer a un grupo de promotores del Pabellón de la Santa Sede en la "Expo Zaragoza", entre ellos el embajador de España ante la Santa Sede, Francisco Vázquez y el arzobispo de Zaragoza, Manuel Ureña Pastor. El tema de la Exposición, que se celebró del 14 de junio al 14 de septiembre de 2008, fue: "Agua y desarrollo sostenible".

Durante el breve encuentro en la residencia veraniega de Castelgandolfo, Benedicto XVI aprovechó para recordar la estrecha relación que existe entre el cuidado del medio ambiente y el respeto de las exigencias éticas de la naturaleza humana, ya que, dijo, “cuando se respeta la ecología humana en la sociedad, también la ecología ambiental se beneficia”.

En este contexto, el Papa explicó recientemente que la Iglesia no sólo está comprometida en la promoción de la defensa de la tierra, del agua y del aire, bienes que el Creador ha otorgado a todos, "sino que sobre todo se empeña por proteger al hombre de la destrucción de sí mismo".

Por eso, abogó por la construcción de un nuevo modelo de desarrollo que salvaguarde el medio ambiente, e invitó a la comunidad internacional a una conversión ecológica.

Su llamamiento tuvo lugar pocas semanas antes del inicio de la 64 sesión ordinaria de la asamblea general de las Naciones Unidas, que se celebrará del 15 de septiembre al 2 de octubre, sobre el tema de la salvaguardia del ambiente. Se trata de una etapa decisiva para la preparación de la cumbre que las Naciones Unidas han convocado del 7 al 18 de diciembre en Copenhague sobre el cambio climático (COP15).

El Papa aseguró que estos encuentros son una muestra de cómo se está creando y desarrollando una nueva sensibilidad por estos temas, que preocupan a las autoridades y a la opinión pública.

Por Alfonso Bailly-Bailliére