Domingo 11/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

¿Existe vida ahí fuera?

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Hasta el momento no existen pruebas de la existencia de vida ni inteligente ni tampoco en su forma más primitiva, en el universo, pero sí hay programas serios y métodos para tratar de capturar posibles señales de una civilización más desarrollada que la nuestra.

Sobre este tema, conocido con el nombre de Astrobiología, debatieron en Roma prominentes científicos venidos de todo el mundo, en un encuentro promovido por la Academia Pontificia de las Ciencias y el Observatorio Astronómico Vaticano, con motivo del Año Internacional de la Astronomía, que se celebra en 2009.

Expertos en este campo ofrecieron un amplio abanico de presentaciones y teorías sobre el origen de la vida, la evolución de la vida sobre la tierra, las perspectivas futuras de vida sobre la tierra y fuera de ella, así como la presencia de vida en otras partes. Explicaron cómo organismos terrestres que viven en los medios más hostiles –desde la roca viva a los hielos perennes o el interior de los volcanes– podrían ser la clave para encontrar formas de vida en otros mundos.

El director del Observatorio Astronómico Vaticano, el jesuita argentino José Gabriel Funes, aseguró que no existe un conflicto entre la fe y la ciencia, es decir, entre creer en Dios y al mismo tiempo en la existencia de hipotéticas civilizaciones extraterrestres, incluso más avanzadas que la humana.

Benedicto XVI bendijo hace dos meses la nueva sede del Observatorio Astronómico o Telescopio Vaticano, un instituto de investigación científica que depende directamente de la Santa Sede y se encuentra en Castel Gandolfo. Los resultados de las investigaciones se publican en revistas internacionales. Cada dos años se organizan encuentros internacionales a los que se invita a una veintena de científicos para tratar argumentos que son objeto de estudio del Observatorio, y cuyas actas se publican después en un volumen propio.

 

Alfonso Bailly-Bailliére