Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

Educación diferenciada y prejuicios

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los niños y las niñas son diferentes. Los estudios de neurología, genética y sicología evolutiva demuestran que las chicas maduran biológica y psíquicamente antes que sus coetáneos, mientras que los chicos de la misma edad tienen un rendimiento menor en la escuela a causa de la continua confrontación con las chicas, produciéndose en ellos un efecto inhibitorio.

 

La educación diferenciada, que tantas críticas recibe por parte de quienes pretenden imponer la llamada ideología del género, ha demostrado su eficacia para superar los estereotipos de género, para garantizar la igualdad de oportunidades y para luchar contra el fracaso escolar. Esta es una de las conclusiones a las que llegaron los participantes en el II Congreso Internacional promovido en Roma en abril por la Asociación Europea de Educación Diferenciada (EASSE).

Cuando un centro escolar se decanta por el modelo diferenciado su objetivo es la educación integral de la persona humana y tiene en cuenta las diferencias existentes en el modo de ser del hombre y de la mujer. Además, este tipo de educación, que no discrimina a nadie, sino todo lo contrario, proporciona a las familias una mayor diversidad de soluciones educativas.

No nos engañemos. Mientras no se afronte con seriedad y responsabilidad la “emergencia educativa” que caracteriza este momento histórico, yendo a las raíces de los problemas, la calidad de la enseñanza seguirá estando por los suelos y los chicos y chicas juntos y/o por separado se sentirán igualmente frustrados.

Roma es un buen lugar para debatir estas cuestiones de fondo. Y para llegar a conclusiones válidas.

 

Por Alfonso Bailly-Bailliére (Roma)