Lunes 24/04/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

El enviado papal viajará a finales de marzo

Dudas sobre la veracidad y el futuro de Medjugorje

Siguen las controversias dentro de la Iglesia sobre este famoso lugar mariano, que para muchos resulta una paradoja

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

A pesar de que la Santa Sede no ha expresado una posición definitiva desde 1981, año en que comenzaron las primeras supuestas apariciones marianas, dentro y fuera de los muros vaticanos resuenan voces sobre la veracidad de este fenómeno.

Estatua de la Virgen Maria en Medjujorje. Estatua de la Virgen Maria en Medjujorje.

Un artículo de...

Mercedes  De La Torre
Mercedes De La Torre

Corresponsal en el Vaticano

Más artículos de Mercedes De La Torre »

Recientemente, la prensa italiana ha difundido declaraciones del nuevo delegado de la Santa Sede a Medjugorje, el arzobispo de Varsovia-Praga, Henryk Hoser quien a finales de marzo irá por primera vez a esta población de ex Yugoslavia.

El pastor polaco ha insistido que su misión será de “carácter exclusivamente pastoral” y que buscará escuchar "atentamente diferentes opiniones” para examinar el fenómeno en su conjunto, como las peregrinaciones y el modo en que la comunidad local acoge a los visitantes. Cuestión que en Roma no siempre ha sido percibido con agrado por temer que se realiza una excesiva comercialización, incluso entre algunos de los videntes. 

Oposición del obispo local 

Además, llama la atención que monseñor Hoser haya revelado que nunca ha visitado esta meta de peregrinación mariana y que solamente ha escuchado relatos de algunos fieles de su diócesis. Si bien es notable la cantidad de personas que obtienen frutos espirituales al visitar Medjugorje, una cuestión que no se puede ignorar también es la opinión de la máxima autoridad de la iglesia local, que a lo largo de los años ha advertido en diversas ocasiones, varios riesgos al percibir imprudencias pastorales que lo han llevado a declarar que “la Virgen María no se apareció”. 

De hecho, uno de los temas principales que tendrá que enfrentar el enviado papal serán las fuertes tensiones que existen entre los franciscanos y el obispo de Mostar-Duvno -la diócesis en Bosnia-Herzegovina de la cual depende Medjugorje- quien en 2009 prohibió a los párrocos promocionar estas “apariciones”. Como consencuencia, tales pronunciamientos desaniman a quienes sienten afecto por el lugar y realizan frecuentes peregrinaciones.

Por otro lado, se espera que tras esta nueva misión de carácter pastoral, finalmente el Vaticano exprese un parecer claro. El Papa Francisco tiene los resultados de la Comisión Internacional de investigación sobre Medjugorje, instituida en 2010 bajo el pontificado de Benedicto XVI por la Congregación para la Doctrina de la Fe y presidida por el cardenal Camillo Ruini.

Filtración de los resultados

Sobre las investigaciones que realizaron durante cinco años los miembros de esta comisión de cardenales y expertos, se ha filtrado información reservada -que no ha trascendido, ni ha sido confirmada- pero que indican que “solo las primeras apariciones fueron verdaderas” y no todas las posteriores, incluso otros aseguran que, según los resultados, “el Vaticano declararía que no hay eventos sobrenaturales, pero permitiría que los fieles sigan peregrinando al lugar”.

En esta línea, se ha publicado información de una asamblea que se habría llevado a cabo en la Congregación de la Doctrina de la Fe, en la que se señalaba que las supuestas apariciones “no tienen ninguna sobrenaturalidad” y se consideraban muchos de los fenómenos a su alrededor como negativos. Sin embargo, su prefecto, el cardenal Gerhard Ludwig Müller lo habría reconocido “como un lugar de oración porque Dios sabe recoger allí donde no siembra”.

De este modo, y en la espera de un pronunciamiento oficial pontificio, muchos analistas han interpretado la opinión del Papa Francisco ante el fenómeno en Medjugorje cuando en la capilla de la Casa Santa Marta, alertó sobre el riesgo humano de la curiosidad y del la búsqueda de fenómenos extraordinarios que nos hace decir: “Yo conozco a un vidente, a una vidente, que recibe cartas de la Virgen, mensajes de la Virgen” y el Santo Padre concluyó que “¡la Virgen es Madre! Y nos ama a todos nosotros. Pero no es un jefe de la oficina de correos, para enviar mensajes todos los días”.

El caso Medjugorje supone una paradoja ya que muchos dudan de su autenticidad, pero al mismo tiempo hay frutos espirituales. Eso es lo que más desconcierta y será lo que el enviado papal, monseñor Henryk Hoser, deberá intentar entender a partir de finales de marzo al palparlo en primera persona.

Twitter: @mercedesdelat