Domingo 20/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

Continúa la persecución de la Iglesia en China; el Papa pide oraciones

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Desde mayo de 2007, en la memoria litúrgica de Nuestra Señora, Auxilio de los Cristianos -24 de mayo-, especialmente venerada en el Santuario de Sheshan, en Shanghai, los fieles de todo el mundo están especialmente invitados por el Papa a rezar por la Iglesia en China.

Según la agencia ‘Asianews’, como en los años precedentes, cientos de policías ejercieron un control riguroso en las inmediaciones del templo, verificando los documentos y haciendo pasar por los detectores de metal a todos los peregrinos, como si se tratara de evitar algún infiltrado terrorista.

Al establecer la Jornada de oración por la Iglesia en China, con la Carta a los católicos chinos (2007), el Papa había expresado la intención de que a través de la unidad de la oración entre los cristianos de la iglesia clandestina y la oficial, se fortaleciera la comunión con el Sucesor de Pedro, y pidió al mismo tiempo que el Señor otorgarse la fuerza para perseverar en el testimonio cristiano, incluso en medio de los sufrimientos de la persecución.

Desde entonces, Pekín ha hecho todo lo posible por evitar esta promesa de la unidad. En los últimos días, decenas de sacerdotes de la iglesia clandestina han sido detenidos, mientras otros han sido obligados a tomarse unas “vacaciones forzadas” a cargo del gobierno, con el único objetivo de evitar que fueran al santuario de Sheshan. Incluso los católicos oficiales, reconocidos por Pekín, sufren limitaciones y también se les ha prohibido ir a Sheshan en mayo, debiendo permanecer en sus diócesis.

Este año, la necesidad de orar es aún más elevada, teniendo en cuenta que el pasado noviembre, Pekín ordenó un obispo en Chengde sin el permiso papal. En diciembre, 40 obispos, sacerdotes y laicos fueron deportados y obligados a participar en la Asamblea de los representantes católicos, no reconocida por el Papa, para elegir a los dirigentes del Consejo de los obispos y de la Asociación patriótica. Entre ellos hay obispos excomulgados. Hace unos días, el presidente emérito de la Asociación patriótica, Anthony Liu Bainian, ha amenazado con ordenar decenas de obispos sin el consentimiento del Papa.

Se entiende que por este motivo, el pasado 18 de mayo, Benedicto XVI haya invitado una vez más a los fieles de todo el mundo y especialmente a los fieles chinos a rezar este 24 de mayo por los obispos y sacerdotes en China, algunos de los cuales “sufren y están sometidos a la presión en el ejercicio de su ministerio”, mientras que otros necesitan “superar la tentación de un camino independiente de Pedro”.

Tras sesenta años de poder, de persecución, y de proyectos para crear una iglesia independiente de Roma, los católicos en China siguen unidos al Papa. Rezan según sus indicaciones: en muchas diócesis chinas, el 24 de mayo estaban previstas celebraciones, adoración eucarística, rosarios por la unidad de la Iglesia con el Santo Padre. Esta Iglesia que sufre también necesita de la oración y la solidaridad de la Iglesia universal.

Alfonso Bailly-Bailliére

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·