Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

Concluyen las vacaciones del Papa

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Benedicto XVI termina hoy sus vacaciones en los alpes italianos, donde ha transcurrido dieciséis días tranquilos, si se excluye el percance de la muñeca derecha, que se fracturó la madrugada del 17 de julio. A partir de esta tarde y hasta finales de septiembre, se alojará en la residencia veraniega de Castelgandolfo.

El padre Federico Lombardi, director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, contó recientemente que, mientras buscaba el interruptor de la luz, el Papa tropezó con una pata de la cama de su habitación y cayó, desmintiendo que el incidente ocurriese en el baño.

Sin embargo, el Papa no dio importancia a la caída hasta que, a la mañana siguiente, notó que tenía la mano hinchada y el dolor continuaba. Benedicto XVI celebró misa, desayunó y, poco después, se dirigió al hospital de Aosta para ser operado de la fractura. El paciente evoluciona favorablemente de su lesión, y tendrá que seguir llevando la escayola al menos durante otras tres semanas.

El ayuntamiento italiano de Introd, que comprende la fracción de Les Combes -donde se encuentra la residencia salesiana en la que el Papa ha pasado estos días de descanso- le otorgará la ciudadanía honoraria. La concesión del título fue anunciada por el alcalde de Introd, Osvaldo Naudin, quien precisó que la decisión se tomó por unanimidad en la última junta del ayuntamiento, la pasada semana.

Benedicto XVI ha transcurrido en Les Combes de Introd tres períodos de descanso: los meses de julio de 2005, 2006 y 2009. La entrega de la ciudadanía tendrá lugar muy probablemente el próximo diciembre en Roma, cuando habitualmente una delegación de este ayuntamiento -que ha acogido a Juan Pablo II en diez ocasiones y a Benedicto XVI en tres- se desplaza al Vaticano para felicitar las navidades al Papa.

Por otra parte, el Santo Padre ha confirmado su intención de presenciar la ostensión de la Sábana Santa, que tendrá lugar en Turín en la primavera de 2010, aceptando la invitación del cardenal arzobispo Severino Poletto; aunque la fecha de su viaje a esa ciudad no se ha concretado todavía.

 

Por Alfonso Bailly-Bailliére