Domingo 11/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

La Columnata de Bernini, de otro color

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Cambiará la Columnata. La grandiosa obra de Bernini que enmarca la plaza de San Pedro va a ser sometida a una restauración que durará al menos cuatro años. Y al final tendrá una tonalidad diferente de la actual. Así lo anunció el director de los Museos Vaticanos, Antonio Paolucci.

El objetivo es restaurar las 284 columnas que conforman el espacio ideado por Gian Lorenzo Bernini (1598-1680) en 1657, cuando el papa Alejando VII aprobó el proyecto del pórtico de San Pedro. También se restaurarán las figuras de todos los santos, vírgenes, confesores, doctores de la Iglesia, fundadores de órdenes que coronan los dos brazos de la columnata.

El pontífice, recuerda Paolucci, tenía las ideas muy claras: quería un espacio cubierto que uniese la basílica con la ciudad, un escenario adecuado para las grandes ceremonias públicas, que la plaza fuese la platea visible de la Iglesia universal y que los brazos del pórtico fuesen siervos del palacio y de la basílica de San Pedro y no emuladores.

Además de revisar las cubiertas y los canalones de agua, se eliminarán las antiguas restauraciones, se limpiarán las zonas afectadas por sulfataciones y se consolidarán las superficies. El director de los Museos Vaticanos recordó que la idea de Bernini era "modelar toda la ciudad de Roma con sus manos, como si fuese una inmensa escultura".

Desde hace un par de meses se analiza un grupo de columnas de la parte izquierda, con el fin de descubrir el método que se va a aplicar a todo el complejo monumental. La restauración, financiada por Enel, la eléctrica italiana ahora presente en España a través de Endesa, se ha confiado a la sociedad Navarra y estará dirigida por los funcionarios de los servicios técnicos y de los Museos Vaticanos.

Comentando la majestuosidad, belleza y armonía de la columnata, Paolucci subraya que para Bernini "la escultura y arquitectura, la urbanística y escenografía, eran instrumentos para usar a la vez con el fin de lograr la transformación del espacio urbano en espacio teatral, para convertirlo en algo de otro mundo, que causase asombro y maravillara".

Por Alfonso Bailly-Bailliére (Roma)