Lunes 21/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

Liturgia ecuménica en el Vaticano

Claves de la primera Jornada mundial de oración por el cuidado de la creación

Se leen fragmentos de la Encíclica Laudato Si' y el Papa Francisco no predica

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sin duda ha sido una celebración histórica, no solo por ser la primera Jornada mundial de este tipo, sino por celebrarse en comunión con la Iglesia Ortodoxa.



Basílica de San Pedro

Un artículo de...

Mercedes  De La Torre
Mercedes De La Torre

Corresponsal en el Vaticano

Más artículos de Mercedes De La Torre »

El Papa Francisco había invitado el pasado miércoles 26 de agosto a unirse junto a los "hermanos ortodoxos" pero también a todas "las personas de buena voluntad" para que sea una "contribución para superar la crisis ecológica que se está viviendo".

El Papa se ha demostrado convencido por el poder de la oración una vez más. Había pedido también que "en todo el mundo las varias realidades eclesiales locales" realizaran iniciativas para que esta Jornada fuera "un momento fuerte" para asumir "estilos de vida coherentes". Primero oración, después acción.

Personalmente estuve presente, por lo que puedo asegurarles que fue una liturgia muy especial. Participaron numerosos fieles, sacerdotes, obispos y cardenales junto a una delegación de representantes de diferentes confesiones cristianas, a quienes el Papa saludó uno a uno al finalizar la celebración.

Entre el cuerpo diplomático se encontraba también el Embajador de España ante la Santa Sede, don Eduardo Gutiérrez Sáenz de Buruaga.

La Basílica de San Pedro estaba llena, y el Papa comenzó esta liturgia de la palabra rezando la "oración cristiana con la creación" que se encuentra al final de la Encíclica Laudato Si' (texto completo)

Posteriormente se leyeron la primera lectura del libro del Génesis y se cantó el salmo, pero la segunda lectura no fue un texto de la Biblia sino algunos puntos de la Encíclica Laudado Si.

Otro aspecto a destacar fue que la homilía la realizó el predicador de la casa pontificia, el padre Raniero Cantalamessa y no el Papa. Durante su larga predicación, Cantalamessa ha explicado la importancia del cuidado de la creación que es un mandato bíblico que debe hace pensar en las futuras generaciones

También Cantalamessa ha profundizado en el legado de Francisco de Asís, ha citado la Encíclica Laudato Si y ha agradecido a todos los que trabajan para proteger a la madre tierra, entre ellos, los científicos, los políticos, los líderes de todas las religiones y las personas de buena voluntad. 

Una ceremonia llena de significado que se ha llevado a cabo en comunión con la Iglesia Ortodoxa, el Patriarca Bartolomé I está muy involucrado en esta cuestión y quien ha enviado un mensaje para la ocasión publicado en L’Osservatore Romano y quien ha sido citado en varias ocasiones en la Encíclica "verde" de Francisco.

De este modo, la Iglesia Católica ha encontrado una ocasión de unión con las diferentes confesiones cristianas, en particular con la Iglesia Ortodoxa. Algunos expertos señalan que "es un paso a la unidad". 

Twitter: @mercedesdelat


“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·