Domingo 11/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

"Cerrado por vacaciones"

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Con este emblemático título, que suena a despedida momentánea, voy a hacer una pausa en agosto para recargar baterías y comenzar el mes de septiembre con nuevos bríos, con fuerza suficiente para seguir contando a nuestros lectores tantas cosas interesantes desde este lugar tan especial como es la Ciudad Eterna.

Haciendo un breve balance de los siete primeros meses de 2009, se puede decir que han sido ricos en actividades para Benedicto XVI. Comenzó el año con el mensaje del 1 de enero con motivo de la Jornada mundial de la Paz, sobre el tema: "Combatir la pobreza, construir la paz". A mediados de mes se celebró el VI Encuentro Mundial de las Familias en Ciudad de México, en el que se abordó la cuestión de la familia como educadora en los valores humanos y cristianos.

El 12 de marzo tuvo lugar la famosa Carta del Papa a los obispos de la Iglesia católica sobre el levantamiento de la excomunión a los cuatro obispos consagrados por el arzobispo Lefebvre. Del 17 al 23 realizó su primer viaje apostólico a África, donde visitó Camerún y Angola.

El Santo Padre realizó una peregrinación a Tierra Santa del 8 al 15 de mayo, cuyo objetivo prioritario era visitar a las comunidades católicas de este lugar. El viaje se desarrolló en varios momentos en Jerusalén, Belén y Nazaret.

El 19 de junio, solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús, Benedicto XVI abrió con una ceremonia solemne en la basílica vaticana, el Año Sacerdotal, en el 150 aniversario de la muerte de San Juan María Vianney. Este jubileo especial, que se prolongará hasta el 11 de junio de 2010, tiene como tema “Fidelidad de Cristo, fidelidad del sacerdote”.

Nueve días más tarde, el 28 de junio, el Papa clausuraba en la Basílica de San Pablo Extramuros, el Año Paulino, durante el cual ofreció un ciclo de catequesis sobre la figura del Apóstol de las Gentes en el bimilenario de su nacimiento.

El 7 de julio llegó el día tan esperado de la presentación oficial de la tercera Encíclica de Benedicto XVI, "Caritas in veritate".

Al día siguiente se publicaba la Carta Apostólica “Ecclesiae unitatem", sobre la estructura de la Pontificia Comisión "Ecclesia Dei", que estará ligada a partir de ahora a la Congregación para la Doctrina de la Fe, con el objetivo de examinar las cuestiones doctrinales relativas a la Fraternidad San Pío X.

Pocas horas después de concluir la reunión de los Jefes de Estado y del Gobierno del Grupo de los Países más Industrializados (G8), celebrada en la ciudad italiana de L'Aquila los días 8, 9 y 10 de julio, el Papa recibió por primera vez en audiencia al Presidente de Estados Unidos, Barack H. Obama.

Del 13 al 29 de julio el Santo Padre transcurrió un período de descanso en el Valle de Aosta (Italia), en la residencia de Les Combes de Introd. Como se sabe, a los cuatro días de llegar a ese lugar, se fracturó la muñeca derecha y tuvo que se operado en el hospital de Aosta. Una vez que le quiten la escayola comenzará la rehabilitación hasta poder volver a escribir y a tocar el piano, una de las pasiones que sólo se puede permitir en verano.

Benedicto XVI estará en la residencia veraniega de Castelgandolfo hasta primeros de octubre. La próxima cita importante es el viaje apostólico a la República Checa, del 26 al 28 de septiembre.

 

Por Alfonso Bailly-Bailliére