Miércoles 18/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

Bertone, al mando

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Tras la renuncia inesperada de Benedicto XVI, comienza un periodo en el que habrá un Papa retirado, algo nunca antes vivido en la historia reciente de la Iglesia. Aunque Sodano es el decano, Bertone, vicedecano y camarlengo, tendrá buena parte del poder.

El 28 de febrero a las 8 de la tarde Benedicto XVI volverá a ser el cardenal Joseph Ratzinger. Y en ese momento comenzará el periodo conocido como 'sede vacante'. Es un tiempo en el que la Iglesia queda huérfana, pero en este caso no será así porque Benedicto XVI estará simplemente retirado. Ese día Joseph Ratzinger se trasladará a su residencia de verano en Castel Gandolfo y dejará al cargo de la Iglesia católica al camarlengo, el cardenal Tarcisio Bertone, que además en este caso también es secretario de Estado Vaticano, es decir, número dos del Estado más pequeño del mundo.

Será entonces cuando Bertone quede al cargo en todos los sentidos. Por ser número dos del Vaticano, es decir, Secretario de Estado, y por ser Camarlengo, que es quien toma las riendas del Vaticano durante el periodo de sede vacante. Es él quien convoca el cónclave y el que actúa como cabeza durante este tiempo. El decano del Colegio cardenalicio, es decir, el que hace de cabeza entre los cardenales durante el tiempo de sede vacante es Angelo Sodano, aunque por motivos de edad no podría votar en el cónclave que Bertone convocará a partir del 28 de febrero. Fue Sodano quien escribió una carta en nombre de los purpurados para mostrar su apoyo al Papa en este tiempo difícil.

El escándalo de 'vatileaks' se había tomado desde muchos puntos de vista como un modo de desprestigiar o atacar al cardenal Bertone, una de las figuras fuertes dentro del Vaticano. Por eso es lógico que sea uno de los nombres que más se repite para ser su sucesor. Aunque también suenan fuerte los del canadiense Marc Ouellet, prefecto de la congregación para los Obispos, Timothy Dolan, arzobispo de Nueva York, o Rubén Salazar, arzobispo de Bogotá nombrado cardenal el pasado enero. Aunque, como se ha visto claramente durante este pontificado, Benedicto XVI ha hecho lo que ha considerado oportuno y, en este caso, su sucesor también será una sorpresa sin duda.

@blancaruizantón

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·