Martes 22/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

Benedicto XVI introduce algunas novedades para el próximo consistorio

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Antes del rezo del Ángelus el día de la Epifanía, el Papa anunció que el 18 de febrero celebrará el cuarto consistorio de su pontificado en el que nombrará 18 nuevos cardenales electores y 4 nuevos cardenales eméritos. Entre los nuevos cardenales hay un español. Se trata del aragonés, arcipreste de la basílica de Santa María la Mayor, monseñor Santos Abril Castelló.

Las novedades para este consistorio son 2. La primera es que, Benedicto XVI había seguido hasta la fecha la norma no escrita por la cuál sólo nombra cardenal a los arzobispos de ciudades en las que el arzobispo precedente fuese emérito. Para este concistorio ha hecho tres excepciones. Ha nombrado cardenal a Timothy Dolan, arzobispo de Nueva York, presidente de la conferencia de obispos americanos y seguro una de las figuras en caso de un próximo cónclave. También al arzobispo de Praga, monseñor Dominik Duka. En estos dos casos los dos arzobispos eméritos cumplirán ochenta años dentro de pocos meses.

Sorprende sin embargo el nombramiento como nuevo cardenal del arzobispo de Florencia Giuseppe Betori. Su predecesor, el cardenal Ennio Antonelli, presidente del Pontificio Consejo para la Familia, acaba de cumplir 76 años en noviembre. Betori sufrió al inicio de noviembre un intento de asesinato en el que resultó herido su secretario y algunos en Curia le consideran también como otro de los protagonistas en un próximo cónclave.

La segunda novedad para el próximo concistorio es la que ha sido anunciada por la Oficina de Celebraciones Litúrgicas del Santo Padre. Benedicto XVI ha introducido algunos cambios en el rito del concistorio. Se recuperan la oración de la colecta y la oración conclusiva usadas por Pablo Sexto en el concistorio de abril de 1969. Además, la proclamación de la Palabra de Dios se hará más breve también como en el 69. Por último se unificarán los momentos de la imposición de la birreta cardenalicia, la entrega del anillo y la asignación del título o de la diaconía de una iglesia de Roma en un único rito.

Llama la atención que en la lista de los 18 nuevos cardenales no se hayan incluído nombres como el del presidente del Pontificio Consejo para la promoción de la Nueva Evangelización, monseñor Rino Fisichela, que este año tendrá gran protagonismo en el Año de la Fe y el sínodo de octubre. Otro gran ausente es monseñor Claudio María Celli, presidente del Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales, que lleva en el cargo desde junio de 2007. Esto demuestra la importancia que tiene este dicasterio en la estructura de la Iglesia. También se hecha en falta algún nuevo cardenal latinoamericano más ya que sólo hay uno entre los 18 nuevos cardenales.

El nombramiento de Abril Castelló como cardenal elector es muy importante para España porque, como se dice en Roma, se trata de un hombre de Curia. En caso de celebrarse un cónclave se convertiría en una figura de peso al interno de la Capilla Sixtina ya que conoce perfectamente como funciona la Santa Sede y casi seguramente también conoce a todos los participantes al cónclave. Con el anuncio del nuevo concistorio el proceso de italianización de la jerarquía de la Iglesia sigue su curso. De los 18 nuevos purpurados 7 son italianos, en su mayoría del entorno del Secretario de Estado.

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·