Martes 06/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

Benedicto XVI ya ha finalizado su segundo libro sobre Jesús

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El rabino estadounidense Jacob Neusner, considerado como uno de los grandes biblistas del panorama internacional, reveló en una entrevista al diario “L’Osservatore Romano” que Benedicto XVI ha terminado de escribir el segundo libro sobre Jesús.

“Jesús de Nazaret”, título del primer libro del Papa, sobre la figura y la vida de Jesucristo, desde el Bautismo en el Jordán, hasta la Transfiguración, se publicó en abril de 2007. En el cuarto capítulo del volumen, el Papa presenta a Neusner como un rabino que “experimenta un profundo respeto por la fe de sus colegas cristianos, pero que permanece firmemente convencido de la validez de la interpretación judía de las Sagradas Escrituras”. Según el pontífice, “el profundo respeto por la fe cristiana y su fidelidad al judaísmo le han llevado a buscar el diálogo con Jesús”.

Durante un encuentro el pasado lunes en el Vaticano, el Papa y Neusner hablaron de sus últimos y respectivos libros. Benedicto XVI, dijo el rabino, “me ha confiado que ha terminado de escribir el segundo volumen sobre Jesús”.

Neusner manifestó que siempre ha estimado “al estudioso Joseph Ratzinger por su honradez y lucidez” y confiesa que lo que más le impresionó al hablar con él fueron “sus ojos penetrantes -te atraviesa con la mirada-, así como su caballerosidad, gentileza y humildad".

El rabino de Hartford (Connecticut), de 78 años, vino a Roma para unirse a la visita del Papa del pasado 17 de enero a la Sinagoga, un evento que calificó de “grandioso, con una enorme participación y un clima conmovedor, que me da esperanza para el futuro”.

Refiriéndose a “la cuestión controvertida” de la figura histórica de Pío XII, el rabino estadounidense afirmó que “todavía es demasiado pronto para juzgar y, sin embargo, con frecuencia escucho juicios categóricos, en un sentido o en otro. Tengo la sensación de que hay alguien que se mueve destructivamente, que no está interesado ni en el catolicismo ni en el judaísmo, y mucho menos en el diálogo entre estas dos grandes tradiciones”.

Por Alfonso Bailly-Bailliére