Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

Benedicto XVI comienza esta semana su período de descanso

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Tras un año de trabajo intenso llega el merecido descanso. El próximo 7 de julio al mediodía, después de la audiencia general de los miércoles, el Papa se trasladará al Palacio Apostólico de Castelgandolfo, a 33 kilómetros de Roma, donde transcurrirá un período de reposo.

A diferencia de los años anteriores, el Santo Padre no pasará unos días en la montaña, sino que irá directamente a Castelgandolfo. Allí podrá pasear con gran tranquilidad por los jardines, en compañía de su hermano Georg. Benedicto XVI tendrá además la posibilidad de tocar el piano, una de sus grandes pasiones, a la que el año pasado se vio obligado a renunciar a causa de la fractura de la muñeca.

Durante el verano se suspenden todas las audiencias privadas y especiales y las audiencias generales se reanudarán el miércoles 4 de agosto. Sin embargo, los domingos y solemnidades, el Papa no renunciará a sus reflexiones previas al rezo del Ángelus y a los saludos a los peregrinos después de la oración mariana.

El escenario en que se desarrolla el Ángelus -el patio de la residencia de Castelgandolfo- es bastante más reducido que la Plaza de San Pedro, pero tiene la gran ventaja de poder ver al Papa de cerca, a poca altura, porque el balcón al que se asoma está a pocos metros del recinto en el que se congregan los fieles.

Hoy, 5 de julio, el Papa inaugura la “Fontana de San José”, construida en los jardines vaticanos, en homenaje a su nombre de pila, Joseph Ratzinger. La ha realizado el artista de Belluno (Italia), Franco Murer. Cuenta con dos piletas degradantes, la primera de seis metros y la segunda comunicante de ocho metros, con una palmera en el centro. Se trata de la centésima fuente de la Ciudad del Vaticano, cuya obra ha sido esponsorizada por los “Patrons of the Arts”, una asociación americana fundada en 1983, que contribuye a la financiación, restauración y mantenimiento de las obras de arte de los Museos Vaticanos.

Por Alfonso Bailly-Bailliére