Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:15h

·Publicidad·

Crónica de Roma

Ayuda concreta para los cristianos de Tierra Santa sin hogar

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Una diócesis italiana ha respondido al llamamiento del Patriarca latino de Jerusalén y ha conseguido recaudar fondos para construir casas a los cristianos de Tierra Santa. Es una buena noticia en estos tiempos de crisis económica, en los que hay que apretarse el cinturón. Como siempre, la Iglesia está en primera línea y se esfuerza por ayudar -aun a costa de grandes sacrificios- a las personas necesitadas, sean cristianos o de otras confesiones religiosas.

La archidiócesis de Arezzo-Cortona-Sansepolcro, que se halla en la región toscana, ha recaudado más de 80.000 euros a través de iniciativas como “La caridad de la Cuaresma”, una colecta realizada entre las parroquias durante este período litúrgico. Con ello pretende responder al Patriarca Latino de Jerusalén, monseñor Fouad Twal, que había pedido ayuda a las iglesias de Europa para construir viviendas para los cristianos de Tierra Santa sin hogar.

El arzobispo de Arezzo, monseñor Riccardo Fontana, afirma en una entrevista a Radio Vaticano, que “todas las diócesis del mundo deben dirigir su mirada a la tierra de Jesús, a Tierra Santa”. Por eso, explica, “hemos iniciado un camino junto con el patriarca latino de Jerusalén para hacer un hermanamiento entre la Iglesia madre de Jerusalén y nuestra antigua iglesia. Queremos ser sensibles a las necesidades de los demás”.

En una tierra donde es difícil obtener permisos para construir nuevos edificios, este proyecto puede representar una esperanza para el futuro, según el arzobispo italiano. “Ya hay permisos para construir algunas casas, y yo personalmente he visto las obras. Tenemos que decir a las iglesias en Europa y América del Norte que con un pequeño compromiso caritativo se puede ayudar a la Iglesia latina en Jerusalén a acoger a los pobres, a darles refugio, que es el primer paso para que se queden allí”.

Uno de los objetivos del proyecto de hermanamiento es ofrecer una beca a un estudiante cristiano del Patriarcado latino para que sea acogido en el estudiantado “Rondine Ciudadela de la Paz”, un lugar de formación al diálogo y a la reconciliación entre los pueblos.

En la residencia internacional “Rondine” viven desde 1997 chicos y chicas de diferentes religiones y países que han experimentado o están experimentando la guerra, como la región del Cáucaso, Rusia, Serbia, Bosnia, Macedonia, Israel, Palestina, Líbano, Sierra Leona.

Por Alfonso Bailly-Bailliére