Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

Alí Agca quiere convertirse en “famoso” a costa de sus crímenes

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Alí Agca, el terrorista turco que disparó contra Juan Pablo II en la plaza de San Pedro el 13 de mayo de 1981, y que salió de la cárcel el lunes pasado, quiere convertirse en “famoso”. Además de visitar la tumba del Papa polaco desea escribir un libro para contar su vida. Para ello, asegura que ha contactado con el escritor norteamericano Dan Brown.

En una breve entrevista al diario “La Repubblica”, Agca el Pontífice polaco -que le perdonó inmediatamente tras el atentado- fue “un hombre excepcional, maravilloso. Es el hombre símbolo del Evangelio del amor, que ahora es traicionado por millones de falsos cristianos prisioneros de odio y rencor".

Refiriéndose a Benedicto XVI, le deseó “todo lo mejor”, y pidió que la Iglesia Católica desvele “el cuarto secreto de Fátima” o, sino, dijo, se verá obligado a hacerlo público él.

En la entrevista, el ex miembro de los “Lobos Grises” también habla sobre el caso de Emmanuela Orlandi, la joven hija de un empleado del Vaticano que desapareció en junio de 1983, y que Agca siempre ha relacionado con el atentado al Papa y su detención.

Agca siempre dijo mientras descontaba la pena en Italia -de la que fue indultado en 2000 por el presidente de la República Ciampi-, que Orlandi está viva, y ahora añade que “siempre ha sido tratada humanamente; sólo sufre la limitación del contacto externo”. Incluso llegar a declarar que tiene la intención de “llevarla al Vaticano. Quizá el 22 de junio, aniversario de su secuestro”.

Bastan estas primeras “revelaciones” para dar muestra de su experiencia en hacerse publicidad y en su intención de llegar lejos y de enriquecerse económicamente a costa de sus crímenes: está dispuesto a cobrar por actuación e incluso sueña con una película y con cerrar contratos por varios millones de dólares.

Por Alfonso Bailly-Bailliére