Miércoles 07/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

Abstenerse de la carne para salvar el planeta

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El obispo católico holandés Gerard de Korte ha propuesto que se ponga en práctica la idea de no comer carne el viernes como gesto para ayudar a la tierra a encontrar un equilibrio ecológico.

Preocupado por la cuestión del empleo racional de los recursos naturales y por los efectos negativos de algunas intervenciones sobre la naturaleza, el prelado holandés intervino recientemente en un programa televisivo dedicado a la actualidad, mientras más de 900 iglesias del país tocaban sus campanas para exigir urgentemente a los líderes mundiales que llegaran a un acuerdo eficaz en la cumbre sobre el cambio climático de Copenhague.

Monseñor de Korte aseguró que cada kilo de carne comestible exige una gran cantidad de energía para su producción, provoca una gran cantidad de emisiones de anhídrido carbónico”.

La Conferencia Episcopal Holandesa decidió en 1989 que era suficiente alimentarse el viernes de manera frugal, en vez de abstenerse totalmente de comer carne. De Korte ha querido relanzar ahora el ayuno semanal de la carne en clave ecológica.

Siguiendo la tradición católica, todos los viernes, a no ser que coincidan con una solemnidad, debe guardarse la abstinencia de la carne o de otro alimento que haya determinado la Conferencia Episcopal del lugar; el ayuno y la abstinencia se deben guardar el Miércoles de Ceniza y el Viernes Santo.

El Papa Pablo VI, en la constitución apostólica "Paenitemini" (1966) afirmaba la norma general de la abstinencia de la carne el viernes, pero confiaba a las conferencias episcopales un amplio margen de discrecionalidad en la aplicación de la norma.

Por Alfonso Bailly-Bailliére