Lunes 25/09/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Católicos

En unos vídeos temáticos emitidos por la Fundación EUK Mamie

Un experto explica la razón de ser de la Nueva Era: destruir el cristianismo

Gerardo García Juárez asegura que esta forma de espiritualidad se alimenta de la masonería, el ocultismo y la ideología de género

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La serie “Entre profesionales” de la Fundación EUK Mamie-HM Televisión ha iniciado un nuevo bloque temático bajo el título “Conociendo la Nueva Era”. A lo largo de siete capítulos Gerardo García Juárez, especialista en Nueva Era, tratará de dar luz acerca de esa confusa forma de “espiritualidad” en la que lo verdaderamente importante es un individualismo que permite a cada uno formular su propia verdad religiosa, filosófica y ética.

El sacerdote mexicano Gerardo García Juárez. El sacerdote mexicano Gerardo García Juárez.

En el primer vídeo, García Juárez explica que la Nueva Era propone una nueva visión del amor, de la prosperidad y de la abundancia. “Parecen cosas buenas, pero lo cierto es que la Nueva Era es lo más viejo que existe porque se alimenta de corrientes filosóficas antiguas, exotéricas, gnósticas y del ocultismo”, explica.  

Después de destallar cuáles son las corrientes que influyen en esta forma de espiritualidad, afirma tajante: “Lo cierto es que la Nueva Era se centra principalmente en el cristianismo. La razón de ser y de existir de la Nueva Era es ir en contra de la Iglesia Católica, en contra del cristianismo”, asegura García Juárez.

Asimismo, índice en que esta corriente se alimenta también de la masonería y de los lobbies gais y abortistas.

Ser como Dios

Para el especialista mexicano, la Nueva Era es tan antigua como la Biblia porque toma su aparición en el Génesis, cuando el diablo entabla un diálogo con la mujer y le pregunta si es verdad que Dios le ha prohibido comer del árbol de la vida.

“La inspiración de la Nueva Era es que el ser humano sea como Dios y pone a Dios como un mentiroso. Esta espiritualidad persigue la disociación del ser humano con su creador”, explica. 

García Juárez detalla que esta corriente presenta a Dios como un ser no personal, que no es Padre ni es el Dios bíblico, sino que es un todo cósmico, una energía impersonal, sin nombre, cuyo objetivo es satisfacer los propios gustos personales.  

En cuanto a Jesucristo, la Nueva Era no lo presenta como el redentor, ni como el Hijo de Dios encarnado en hombre. “La Nueva Era habla de Jesucristo, pero al mismo nivel que otros maestros ascendidos”, asegura.

En el vídeo también explica que el Espíritu Santo no es la Tercera Persona de la Santísima Trinidad, sino que se trata del “karma, de la energía y no de una persona. Para la Nueva Era el Espíritu Santo es la energía vital de Dios”.  

Autosatisfacción personal

En este primer vídeo concluye que La Nueva Era busca una autosatisfacción personal y egoísta que llene “mi propio yo, al narcisismo espiritual. Es el brazo espiritual del maligno”, asegura.

Gerardo García Juárez conoce muy bien la Nueva Era, puesto que, durante muchos años de su vida, buceó en sus turbulentas aguas. Comenzó alejándose de su fe cristiana a causa de su afición por la pornografía y la música heavy metal, hasta estar tan metido en ella que llegó a sufrir vejaciones diabólicas. 

Este experto ha dado testimonio de su conversión en el programa Cambio de Agujas, y ahora vuelve ante las cámaras de EUK Mamie-HM Televisión para compartir con nosotros sus profundos conocimientos sobre la Nueva Era.

El primer programa responde a una pregunta clave: ¿Por qué es tan atractiva la Nueva Era? Los siguientes vídeos hablará de Quién la promueve y por qué, si es compatible con el cristianismo, cómo saber si ya estoy dentro, las perniciosas consecuencias de la Nueva Era, Productos-marca de la Nueva Era y qué hacer frente a ella. 

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·