Jueves 23/02/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Católicos

La obra se ha fraguado entre muchas conversaciones y confesiones

El jesuita y psicólogo Pablo Guerrero presenta “Mucho más que dos”, una guía pastoral a la luz de la Amoris Laetitia

Al arzobispo de Madrid le ha gustado especialmente los capítulos dedicados a la fragilidad y reconciliación de la pareja

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Pablo Guerrero, SJ y psicólogo, ha presentado su libro “Mucho más de dos” una guía pastoral de la familia orientada en el cuidado de la pareja ante el nuevo rumbo marcado por la encíclica Amoris Laetitia. El cardenal arzobispo de Madrid, Carlos Osoro ha presidido el acto celebrado ayer en Madrid.

Pablo Guerrero, primero a la izquierda, y el cardenal Osoro, durante la presentación del libro. Pablo Guerrero, primero a la izquierda, y el cardenal Osoro, durante la presentación del libro.

Osoro, autor del prólogo, apunta al núcleo del libro y desgrana los grandes conocimientos del autor en el cuidado de los matrimonios: “Ha captado desde una profunda reflexión teológica pastoral la manera y el modo de afrontar la pastoral de la familia, de la vida, del matrimonio, tal y como lo ha diseñado el papa Francisco en Evangelii gaudium. Y esta manera de afrontarlo en la que elige el autor para hacerse valedor de todo lo que Amoris laetitia se nos regala con respecto a la familia”. 

Durante la presentación a la que asistió Religión Confidencial, Carlos Osoro afirmó que este libro “quiere salir al encuentro de las familias y de las personas tal y como están, no como nos gustaría que estuvieran”.

 “Hay una página que me ha gustado mucho y es la de la atención a la fragilidad, de cara a que la familia sea lugar” de encuentro. Al arzobispo también le ha admirado el capítulo que habla de mediar y reconciliar.

Pablo Guerrero aborda en el libro la atención pastoral a la pareja en todo su recorrido: en el compromiso, en los conflictos, en los encuentros y en las separaciones, incluso en momentos de paz y de violencia. Y para cada uno de esos momentos, propone argumentos para el diálogo o para la reconciliación.

Invita a las parejas y a los agentes de pastoral familiar (laicos, sacerdotes y religiosos) a su cuidado y a revisar emociones, a buscar ayuda si se necesita, a alimentar la “oración” en pareja y a un compromiso por aquellas familias que sufren.

Fundamentalismos e integrismos

Guerrero comenzó su presentación apuntando que las cosas más importantes de la vida las hacemos por atracción. Algo nos conmueve y nos atrae. “Venimos de un sueño de Dios, de una pareja, venimos del amor, no de la ley, venimos de un acto de creación”.

“La atención a la pareja y a la familia es una vocación dentro de mi vocación. Este libro se ha fraguado en muchas conversaciones, de horas de terapia, de tiempo de confesionario y grupos de reflexión, y también de muchas comidas y cenas”, relató Guerrero.

Afirmó que Amoris Laetitia es Evangelio en estado puro y señaló que es necesario atender a la diversidad, recordando que “la familia cristiana es la que pone su confianza en el Señor”.

No dejó de cuestionar algunas críticas que ciertos sectores, también dentro de la Iglesia Católica, están vertiendo sobre la encíclica del Papa “provenientes no de sectores conservadores, que son buenos, sino de sectores integristas y fundamentalistas”.  

Barrió también para casa y dijo que “desde la espiritualidad ignaciana, podemos presentar un itinerario de calidad, acompañamiento y discernimiento a personas divorciadas y vueltas a casar”, apuntó.

Sobre el discernimiento

Rufino Meana SJ, profesor de psicología de la Universidad Pontificia de Comillas, abrió el acto haciendo un análisis detallado del libro (editorial Sal Terrae). Señaló que la obra es importante frente a una sociedad marcada por el individualismo y abre la puerta a una Iglesia compasiva y del discernimiento.

Meana explicó que “Mucho más que dos” afronta la complejidad de la vida y de la persona humana, sin miedo y se acomoda al mensaje evangélico. “Vivir cristianamente es enormemente exigente que no puede reducirse a normas”, apuntó.

El profesor de psicología también destacó que el término discernir puede producir mucha inseguridad y puede sonar amenazante en algunos sectores eclesiásticos.

Por su parte, Isabel García-Gallo también explicó los puntos más importantes de este libro. García-Gallo es madre de seis hijos y bisabuela, miembro de la comunidad de matrimonios de Nuestra Señora del Recuerdo, una “comunidad cristiana donde todos son bien recibidos, ya sean matrimonios, divorciados o en situaciones conflictivas”, explicó esta orientadora familiar.

“Mi experiencia personal es que este libro pueda ayudar a muchos matrimonios y familias a crecer en la fe. Pablo tiene una gran capacidad de escucha y habla de los problemas de la familia. Es profundamente conocedor de la doctrina de la Iglesia en materia de familia y sexualidad. A la vez, es fiel a la doctrina siguiendo el Evangelio. Vale la pena leerlo”, dijo.

Señaló asimismo que “como madre de seis hijos y como persona que se ha dedicado a la pastoral familiar, he sido testigo de muchas familias que no han encontrado el acompañamiento que necesitan y en este sentido, este libro ayuda”.