Jueves 08/12/2016. Actualizado 16:49h

·Publicidad·

Católicos

Más de un millón de personas pidieron al Gobierno que retire su ley del aborto y ayude a las embarazadas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La policía cifró ayer en un millón, el doble según los organizadores, el número de asistentes a la manifestación de este sábado contra la nueva Ley del aborto. Con ambiente festivo y un día soleado, ciudadanos de toda España mostraron su rechazo a una legislación "que provocará aún más aborto", y propusieron al Gobierno apoyo a las mujeres que se ven empujadas al drama de "acabar con vidas inocentes". Benigno Blanco anunció nuevas movilizaciones.

Ni obispos, ni políticos. Los ciudadanos llegados a Madrid de toda España fueron los protagonistas de la 'Manifestación por la vida, la mujer y la maternidad' convocada por 46 asociaciones y que congregó a más de un millón de personas entre la Puerta del Sol y la Puerta de Alcalá, y que alojó también a miles de manifestantes en los paseos de Recoletos y del Prado.

'Cada vida importa' fue uno de los gritos más coreados por los asistentes, entre los que se encontraban políticos como el expresidente Aznar, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre o la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal. No hubo obispos entre los asistentes, pero sí muchos sacerdotes, y religiosas entre los manifestantes.

Al final de la marcha, sobre el estrado instalado en la Puerta de Alcalá, las periodistas Cristina López Schlichting, Isabel Durán e Isabel San Sebastián leyeron el Manifiesto de Mujeres contra el Aborto: "Con este manifiesto, dijeron, renunciamos expresamente al pretendido “derecho de aborto” que otros y otras se empeñan en adjudicarnos. Reivindicamos la maternidad como uno de nuestros derechos fundamentales. El aborto es ética y legalmente inaceptable, no sólo porque aniquila a un ser humano indefenso, sino porque supone una violencia infligida a la dignidad de la mujer".

Benigno Blanco puso fin a la concentración pidiendo a los políticos que defiendan el derecho a la vida. "Esta manifestación no va acabar ahora", añadió el presidente del Foro Español de la Familia (FEF). Pidió a los asistentes que mantengan siempre su compromiso con la vida y las embarazas, y advirtió la determinación del movimiento provida de seguir manifestándose hasta conseguir que en España no se produzca ni un aborto.