Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Católicos

Más de mil españoles han peregrinado a Medjugorje (Bosnia) en 2009

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los organizadores estiman que el número de peregrinos españoles podría llegar hasta los 2.000 a final de año. Charo Lafita, Oriol Vives, Santiago Fusté o Margarita Cazorla son algunos de los más activos organizadores de peregrinaciones a Medjugorje, y los responsables de que en España se dupliquen año a año las visitas al santuario bosnio desde nuesro país.

 

Los viajes suelen durar unos ocho días y cuestan entre 700 y 1.000 euros. Oriol Vives lleva cada año el grupo más numeroso en la tercera semana de agosto. Este año confía en que su grupo ronde las 150 personas. “El coste y el tiempo del que hay que disponer hace, según Vives, que mucha gente no se haya podido permitir visitar el lugar. Otra mucha gente me consta que va por su cuenta, de esos peregrinos no sabemos cifras precisas. Este año llevamos unos 1.000 y contando los que no van en viajes organizados llegaremos a 2.000 a final de año".

 

Mientras tanto, la Iglesia Católica observa atentamente la devoción mundial despertada por la Virgen de Medjugorje, el santuario bosnio se ha convertido en uno de los lugares marianos más visitados del mundo, con un millón de peregrinos al año, venidos de todas partes del mundo.

 

El fenómeno religioso de Medjugorje comenzó en 1981. Seis niños comenzaron a ver y escuchar a la Virgen diariamente desde entonces. Las apariciones, no reconocidas todavía por la Iglesia Católica, pero tampoco prohibidas, han despertado la devoción de muchos españoles que año tras año peregrinan hasta el santuario bosnio.

 

La posición de la Iglesia Católica sobre las apariciones de la Virgen en Medjugorje es la declarada por los obispos de la ex Yugoslavia el 10 de abril de 1991: "...Sobre la base de las investigaciones hasta ahora realizadas, no es posible afirmar que se trate de apariciones y revelaciones sobrenaturales".

 

El obispo de Mostar fue más lejos y afirmó su "convicción” de que en Medjugorje no sólo “no constaban hechos sobrenaturales”, sino que le “constaba la no sobrenaturalidad” de los hechos que estaban ocurriendo en el santuario bosnio. Sobre estas afirmaciones, el secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el actual secretario de Estado Vaticano, Tarcisio Bertone, aclaró que “debían considerarse como una convicción y opinión personal”.

Ese mismo año los obispos serbo-croatas explicitaron que “las peregrinaciones oficiales a Medjugorje, entendido como un lugar de apariciones marianas auténticas, no podían ser organizadas a nivel parroquial, ni diocesano”.

La confusión provocada por estas declaraciones llevó al entonces portavoz de la Santa Sede Joaquín Navarro-Valls a aclarar la prohibición a las diócesis y parroquias: “El problema está en el hecho de que si se organizan peregrinaciones sistemáticamente, se organizan con el obispo y la iglesia, entonces de este modo se da un veredicto canónico acerca de los eventos de Medjugorje, acontecimientos que la Iglesia aún está investigando. Esto es diferente del hecho de acudir en grupo con un sacerdote que también puede realizar las confesiones”.

Nada se sabe sobre los “secretos” rebelados a los videntes por la Gospa, el nombre popular con el que se denomina a la Virgen de Medjugorje. Sólo se conoce una referencia a estos secretos realizada por Juan Pablo II en 1990. El Presidente de la Conferencia Episcopal de Corea del Sur, el Arzobispo Kim, con ocasión de su visita ‘ad limina’, saludó al Papa polaco diciéndole “Santo Padre, gracias a usted, Polonia pudo ser liberada del comunismo.” El Papa lo corrigió y le dijo, “No, no gracias a mí, es obra de la Virgen como lo afirma en Fátima y en Medjugorje”.

 

El fenómeno de Medjugorje en datos:

--Sólo desde 1987 (sólo hay datos desde entonces), han celebrado Misa en el santuario de Medjugorje más de 50.000 sacerdotes de todo el mundo.

 

--Desde 1985 se ha distribuido la comunión a más de 230 millones de personas presentes en misas en el santuario.