Martes 17/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Católicos

Está destinado en una ciudad satélite de Boston, EE.UU.

“La inmigración en Estados Unidos es como las pateras, pero por el desierto”

El sacerdote español Enrique Martínez ha hecho estas declaraciones tras un año de misión en la parroquia de Saint Joseph

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El arzobispo de su diócesis es el cardenal Sean Patrick O’Malley, uno de los integrantes del G8 cardenalicio del Papa Francisco.


Inmigrantes

El sacerdote de la diócesis Segorbe-Castellón ha estado unos días en su diócesis de origen, tras haber sido enviado por el obispo de Castellón, Casimiro López Llorente, durante 2 años a la archidiócesis americana, y ha valorado a Religión Confidencial  la inmigración en Estados Unidos “como las pateras, pero por el desierto”.

Enrique Martínez -que regresa el próximo día 4 a su parroquia en Boston- ha reconocido a este periódico que llegó al país norteamericano “con miedo de no entenderse, pero pronto comprobé que el grueso de los feligreses eran inmigrantes hispanos, muchos de los cuales llegaron a Estados Unidos tras 40 horas caminando”.

Muchos han visto morir a sus compañeros, porque las mafias dejan atrás a los que no pueden seguir. Caminan de noche para evitar los helicópteros que vigilan durante el día, y saben que seguramente nunca podrán volver a su país y reencontrar a la familia que dejan”, añade Martínez.

El vicario de Saint Joseph ha manifestado que “muchos acuden a Estados Unidos buscando la oportunidad de sus vidas, a menudo huyendo de dramas familiares y sociales, y muchos encuentran en la parroquia su segunda casa, donde se encuentran seguros”.

Drama de los inmigrantes en Estados Unidos

El sacerdote español ha calificado como “dramática” la situación de los inmigrante en Estados Unidos, ya que “hay que pagar para todo, te puedes morir a las puertas de un hospital si no puedes costear las curas, viven a menudo hacinados en una habitación y reciben la mitad de lo que se paga la hora de trabajo en el caso de los ciudadanos norteamericanos”.

La sociedad americana está marcada por una gran soledad y la dureza de que te construyes la vida solo, además de que se vive muy deprisa: tienes posibilidades de trabajo, pero el resto no cuenta”, ha expresado a este medio.

Martínez ha destacado que a las misas dominicales asisten unas 2.000 personas a cada una, llegando a 4.000 asistentes en las principales fiestas. Así mismo, ha subrayado a RC que “respecto a lo habitual en España, destaca la gran participación en la vida parroquial y en las colectas son muy generosos”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·