Jueves 24/08/2017. Actualizado 11:40h

·Publicidad·

Católicos

La vigilia es a puerta cerrada

Las adoradoras nocturnas permanecerán rezando toda la noche del 31 de diciembre

Este movimiento celebra un Te deum solemne de acción de gracias a partir de las 12 de la noche en el Templo San Martín de Tours en Madrid

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El movimiento diocesano Adoración Nocturna Femenina Española celebra un Te deum solemne el próximo 31 de diciembre. El acto comenzará a las 12 de la noche y consistirá en permanecer toda la noche en vela, rezando por turnos a Cristo Sacramentado. Esta vigilia se celebrará en el Templo Eucarístico Diocesano San Martín de Tours.

Iglesia de San Martín de Tours, Madrid. Iglesia de San Martín de Tours, Madrid.

Como viene siendo habitual, las adoradoras nocturnas han organizado varias celebraciones y vigilias extraordinarias durante estas fechas navideñas. “Somos un grupo de mujeres laicas: estudiantes, solteras, madres de familia, que nos comprometemos a velar durante la noche a Jesús Sacramentado”, señala a Religión Confidencial la Presidenta Diocesana de la Adoración nocturna femenina, María del Carmen Ortuzar.

Las noches en vela para adorar al Santísimo comienzan a las diez de la noche y terminan a las siete de la mañana. “Somos la Iglesia que reza por la noche, mientras otros hermanos nuestros duermen. Nuestro carisma es la noche. Por ello, comenzamos rezando las vísperas, para despedir el día, y seguimos con la celebración de la Eucaristía, quedando ya el Señor expuesto durante toda la noche. Por último, concluimos con el rezo de los laudes”.

Alrededor de 500 mujeres conforman la Adoración femenina, distribuidas en dos secciones. “Por un lado están las adoradoras activas, unas 350 mujeres, que acuden físicamente al templo a adorar a Jesús. El resto, son adoradoras honorarias; mujeres que ya sea por enfermedad o por un impedimento de trabajo, se unen a la adoración desde su casa o desde cualquier punto del mundo en el que estén”, explica la presidenta del movimiento.

La adoración nocturna femenina cuenta ya con una larga trayectoria. El Papa Juan Pablo II, en una de sus visitas a España, pidió que se dedicase una especial atención a la adoración nocturna. “Monseñor Suquía se puso en contacto con nosotras y desde hace ya dieciocho años, tenemos nuestra sede en Madrid en el Templo Eucarístico diocesano San Martín de Tours (calle Desengaño 26) donde nos dedicamos también a la custodia de dicha iglesia durante el día”, señala María del Carmen Ortuzar.

Las adoradoras son diocesanas, dependen directamente del obispo y se encuentran ya repartidas por las 59 diócesis de España. “Hay adoradoras en Barcelona, Valencia y hace poco hemos fundado una nueva sede en los Arroyos. En pueblos que son muy pequeños, las adoradoras piden permiso a sus párrocos para poder adorar en distintas parroquias o conventos”, dice la presidenta.

El compromiso es de una hora una vez al mes y en total hay 24 turnos. “Lo normal es que haya unas doce personas en cada turno. En todo caso, nunca menos de dos, pues el objetivo es que el Señor no se quede solo en ningún momento durante la noche”, afirma María del Carmen Ortuzar. Al ser una adoración nocturna, el templo cuenta con unas instalaciones para el descanso, de tal forma que una vez acabado el turno, la adoradora pueda quedarse allí hasta que amanezca.

La presidenta diocesana asegura que, a pesar de la secularización que sufre la sociedad y la crisis de vocaciones, nunca han escaseado los adoradores. “El Señor siempre rodea y siempre ha habido una respuesta muy positiva por parte de la gente para cubrir los turnos. En 2001 celebramos nuestras bodas de oro y esperamos poder celebrar pronto las de diamante”, señala.

La Presidenta diocesana anima a todas las mujeres a que acudan a la adoración. “No se van a arrepentir, basta con venir un día para darse cuenta de que merece la pena dedicar parte del tiempo a adorar a Jesús. Llevo 44 años adorando, comencé viniendo desde muy joven con mi madre y puedo decir que estoy feliz”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·