Viernes 22/09/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Católicos

Ofrece cursos a profesores y pedagogos

‘El Teatro de Conciencia’ ayuda a jóvenes a perdonar tras el maltrato y previene la violencia

La fundadora Pax Dettoni presenta su libro ‘Puentes de perdón’, una novela de ficción que sugiere un camino para la reconciliación interior

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Pax Dettoni, licenciada en Antropología Social y Cultural y máster en Estudios Teatrales, se dedicó durante más de 10 años a la cooperación internacional. Sin embargo, en 2010 el teatro se convierte en el eje central de su trabajo para el desarrollo humano y social y crea el Teatro de Conciencia, un espectáculo al servicio de la educación emocional, la inteligencia del corazón, la prevención de la violencia y la construcción de la paz.

Una representación del "Teatro de Conciencia". Una representación del "Teatro de Conciencia".

La fundadora y dramaturga del Teatro de Conciencia   ha escrito y dirigido 8 espectáculos teatrales con recursos didácticos para jóvenes, adultos y maestros. Ahora presenta su libro Puentes de Perdón, una novela de ficción que sugiere un camino para conseguir perdonarse a uno mismo y reconciliarse con los demás.

Se perdona poco porque nos perdonamos poco a nosotros mismos. Estamos en una sociedad excesivamente materialistas. ¿Cómo voy a perdonar a otro si me creo perfecto? Que no hay perdón hoy en día habla de una frustración de que tú no eres lo que yo esperaba. Eso lleva a pensar que vivimos en un mundo paralelo en el que pensamos que nadie comete faltas o fallos”, explica Pax Dettoni a Religión Confidencial.

En su labor como cooperante, conoció a muchas personas a los que resultaba difícil perdonar. “Recuerdo en Guatemala que algunos niños decían que odiaban a sus padres. ¿Qué dices a un niño que recibe abusos de su padre, un día sí, un día no? Tienen todo el derecho a odiarle. Pero la forma de actuar es decirle que acojo su dolor y su odio, porque a quién más daño hace ese odio es al que lo tiene: al niño. El proceso para que el niño pueda perdonar a su padre, desde su voluntad y libertad, es largo. El educador sólo genera la condición para que saque el dolor de forma creativa y no destructiva, allí el arte ayuda muchísimo; nos ayuda a canalizar ese dolor”, declara.

A raíz de sus experiencias, Dettoni sintió la necesidad de hacer un teatro al servicio del crecimiento interior y de lo humano y creó el Teatro de Conciencia. “Es un teatro que muestra lo invisible (pensamientos, emociones, virtudes…), facilitando el entendimiento de procesos internos que tienen su reflejo en el exterior, para que las personas podamos ser cada vez más libres cuando decidimos.  Y que desde esa libertad interior optemos por la paz.  Un teatro al servicio de la paz”, subraya la autora.  

Durante la presentación de libro Puentes de Perdón (Editorial Desclée de Brouwer), se mostrará al público una pequeña acción teatral. La obra será presentada en Barcelona (10 de enero, El Corte Inglés. Portal de l'Àngel, 19. A las 19 h) y en Madrid (31 enero, Casa del Libro. Gran Vía, 29. A las 19.30 h).

Un teatro pedagógico

El Teatro de Conciencia se desarrolla en tres facetas: artística, pedagógica y formativa, según explica su fundadora Pax Dettoni. La artística pone es escena las obras de teatro que escribe y dirige, con actores y actrices previamente formados. Obras en las que emociones, sentimientos y pensamientos se personifican, para mostrar las dos realidades de los personajes -la interior y la exterior- y las relaciones que se dan entre ambas.

La faceta pedagógica consiste en grabar estas obras y convertirlas en películas para que sean parte de un recurso didáctico para trabajar con grupos estos temas básicos de la educación emocional, la inteligencia del corazón y la prevención de la violencia.

Cursos y talleres

Y, por último, la faceta formativa para el sector educativo y social. Mediante la propia metodología pedagógica se ofrecen cursos y talleres a maestros y trabajadores sociales para que la educación emocional pueda estar cada vez más presente en las escuelas, así como la prevención de la violencia, trabajando la educación para el perdón y la transformación del dolor emocional.

Cuando los cursos son de larga duración (más de 6 meses) los resultados son mucho más visibles en el comportamiento, sobre todo en el caso de los jóvenes. “Por ejemplo, en Guatemala, con jóvenes de zonas de extrema violencia, el trabajo teatral dio como resultado una mayor confianza en sí mismos a la hora de decidir y firmeza. Decisiones que les alejaron de las drogas y de los grupos de delincuentes organizados”, relata Dettoni.

Entre enero y febrero de 2017, estos cursos se impartirán en Madrid en la sala Teatro Trovador y en Extremadura, en varios Centros profesionales y de recursos (CPR).  

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·