Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Católicos

Rouco encomienda a los directores de la JMJ mostrar al mundo el testimonio de los jóvenes de la Iglesia

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El cardenal Rouco expresó al equipo directivo de la JMJ los objetivos que les deben guiar: promover un gran encuentro de los jóvenes con el Señor, que hagan visible con su fe y mostrar al mundo el testimonio de los jóvenes de la Iglesia, que muestran que seguir a Cristo es el mejor camino para que la vida tenga significado, para ser realmente felices.

Rouco bendijo la que será la sede de la organización, los locales de la parroquia de san Juan de la Cruz, junto al Paseo de la Castellana. “Comienza hoy la carrera hacia la JMJ, dijo el cardenal, un evento extraordinario en que podremos vivir la universalidad de la Iglesia, en unión con el Papa, con más de un millar de obispos de todo el mundo (casi un tercio del episcopado mundial), con millares de sacerdotes, de consagrados, de padres de familia, de niños y niñas, pero sobre todo de muchísimos jóvenes de todo el mundo”.

El Cardenal Rouco dio a conocer la composición del Comité Organizador de las JMJ, formado monseñor César Franco, coordinador general; Gregorio Roldan, secretario; Joaquín Díaz, Logística; Javier Cremades, organizador de los actos centrales; Ángel Matesanz, encargado de la preparación pastoral; Félix Carbó, responsable del Programa Cultural; Javier Igea, delegado de la Conferencia Episcopal Española y responsable de las actividades en las diócesis; director financiero, Fernando Giménez Barriocanal; y Yago de la Cierva, director de comunicación.

El arzobispo de Madrid destacó el enriquecimiento social, cultural y económico que supondrán las JMJ para Madrid y para España, y que la Iglesia aprovechará el evento para sembrar “buena humanidad”, mostrar la “buena juventud” en la ciudad de Madrid, difundir los mejores valores del hombre. “Una gracia y gran reto para Madrid, añadió, que asumimos con entusiasmo, espíritu de servicio y humildad”.

El cardenal valoró el positivo clima de cooperación existente con las administraciones públicas, nacional, regional y local para atender las necesidades de la JMJ.