Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Católicos

Reclamó "progresos morales": protección de la familia, realización de la mujer y defensa de los hijos desde la concepción

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Ciento veintiocho años después del inicio de su construcción, Benedicto XVI consagró este domingo el altar del templo de la Sagrada Familia. El Papa reclamó más esfuerzos para avanzar en los "progresos morales". Y citó la familia, la realización de la mujer, y la defensa de la dignidad de los hijos desde su concepción.

 

"Pienso que la dedicación de este templo de la Sagrada Familia, en una época en la que el hombre pretende edificar su vida de espaldas a Dios, como si ya no tuviera nada que decirle, resulta un hecho de gran significado. Gaudí, con su obra, nos muestra que Dios es la verdadera medida del hombre. Que el secreto de la auténtica originalidad está, como decía él, en volver al origen que es Dios".

Los patrocinadores del templo "querían mostrar al mundo el amor, el trabajo y el servicio vividos ante Dios, tal como los vivió la Sagrada Familia de Nazaret. Las condiciones de la vida han cambiado mucho y con ellas se ha avanzado enormemente en ámbitos técnicos, sociales y culturales.No podemos contentarnos con estos progresos".

Animó, junto a aquellos, a avanzar en "los progresos morales, como la atención, protección y ayuda a la familia, ya que el amor generoso e indisoluble de un hombre y una mujer es el marco eficaz y el fundamento de la vida humana en su gestación, en su alumbramiento, en su crecimiento y en su término natural".

También recordó la preocupación de la Iglesia "por adecuadas medidas económicas y sociales para que la mujer encuentre en el hogar y en el trabajo su plena realización; para que el hombre y la mujer que contraen matrimonio y forman una familia sean decididamente apoyados por el Estado; para que se defienda la vida de los hijos como sagrada e inviolable desde el momento de su concepción; para que la natalidad sea dignificada, valorada y apoyada jurídica, social y legislativamente". Por eso, subrayó, la Iglesia se opone a todas las formas de negación de la vida humana y apoya cuanto promueva el orden natural en el ámbito de la institución familiar".

 

Participaron en la misa los Reyes de España, representantes del Gobierno, el ministro Jáuregui, de la Generalitat, Josep Montilla, y el presidente del Congreso de los Diputados, José Bono.