Martes 19/09/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Católicos

La ceremonia de beatificación de 115 mártires se ha celebrado en Almería

Publican la biografía de ‘Emilia la canastera’, la primera mujer gitana beatificada

Declarada “mártir del Rosario” por no delatar, durante la Guerra Civil Española, a quien le enseñó a rezar esta oración

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Emilia Fernández es la primera gitana beatificada del mundo por la Iglesia Católica. La ceremonia de Beatificación de esta mujer junto a otros 114 mártires de Cristo, se celebró el 25 de marzo en el Palacio de Exposiciones y Congresos de Aguadulce, en Almería. 

Portada del libro `Emilia la canastera’. Portada del libro `Emilia la canastera’.

Emilia Fernández nació en Tíjola (Almería) en 1914. Hija de un jornalero, vivió en una cueva toda su vida. Aprendió a trabajar la estameña, siendo conocida pronto como “La canastera”. Era alta, guapa y alegre. Juan Cortés, su futuro esposo, fue declarado prófugo en 1936. A comienzos de 1938, Emilia y Juan se casaron por el rito gitano y Emilia quedó embarazada.  En agosto de ese año, los gitanos fueron expulsados de su pueblo, Tíjola, por el Comité Revolucionario.

Ambos fueron detenidos por intentar evitar que Juan fuera llamado a filas, y llevados a Almería, cada uno a una prisión distinta. En la cárcel se convierte y aprende a rezar el rosario. Por no querer delatar a quien se lo había enseñado, es recluida en una celda de aislamiento donde, en enero de 1939, da a luz una niña y dos semanas más tarde fallece. Emilia “La canastera” es, desde este año 2017, mártir del Rosario. Una gitana trabajadora, alegre, piadosa, leal y buena madre. Un ejemplo de que nunca es tarde para volverse a Dios y que Él llama a todos los pueblos.

El libro Emilia "la canastera"   (Editorial Palabra) es la biografía de la primera mujer gitana beatificada, escrita por el profesor Martin Ibarra Benlloch, quien narra su vida y su muerte en prisión, durante la Guerra Civil.

En la primera parte del libro se habla de su infancia y juventud, de la ciudad de Tíjola y su comunidad gitana. En la segunda, se narra la inquietud y zozobra vividos en la zona, el valle del Almanzora, desde el verano del 36. La tercera parte relata la estancia de Emilia en la prisión, así como su conversión, y cómo comenzó a rezar el rosario. La cuarta parte pone en contexto toda su vida e incluye datos sobre su devoción y su proceso de beatificación.

Martín Ibarra nació en Zaragoza (1961), es doctor en Historia (1989), y ha sido profesor de las Universidades de Zaragoza y Navarra. Desde el año 1998 trabaja en el santuario de Torreciudad, dirige su Archivo y es secretario del Instituto Mariológico y de la revista Scripta de María. En el año 2004 el obispo de Barbastro-Monzón le nombró para la Comisión Histórica para la causa de beatificación de los mártires, de la que es presidente. Es autor de numerosos libros, comunicaciones en congresos, artículos científicos y de divulgación. Ha publicado diferentes artículos sobre el beato Ceferino Jiménez Malla el Pelé, desde 2005. Por este motivo ha estado vinculado a la Pastoral Gitana, con la que ha colaborado en diversas ocasiones como conferenciante.

Puede descargarse aquí el primer capítulo del libro.

115 mártires españoles

El Arzobispo de Granada y Arzobispo metropolitano de la Provincia Eclesiástica de Granada, Mons. Javier Martínez, fue el concelebrante principal, junto al obispo anfitrión, Mons. Adolfo González-Montes, en la ceremonia de Beatificación de 115 mártires de Cristo, que se celebró ayer sábado 25 de marzo en el Palacio de Exposiciones y Congresos de Aguadulce, en Almería.

La ceremonia estuvo presidida por el cardenal Mons. Angelo Amaro, Prefecto de la Congregación de la Causa de los Santos, Legado Pontificio para la Beatificación. Junto al cardenal, Mons. Martínez y Mons. González-Montes, han concelebrado la Eucaristía de Beatificación junto a los cardenales de Valladolid y Presidente de la Conferencia Episcopal Española, de Valencia y el emérito de Sevilla. También concelebrarán los arzobispos de Sevilla, Mérida-Badajoz, Castrense y emérito de Burgos, así como once obispos de toda España y los obispos auxiliares Mons. Santiago Gómez Sierra, de Sevilla, y Mons. Juan Antonio Martínez Camino, de Madrid.

A partir del 25 de marzo, Solemnidad de la Anunciación del Señor, la Iglesia inscribe en el libro de los beatos a 115 venerables Siervos de Dios, en la Causa del Deán José Álvarez-Benavides y de la Torre y 114 compañeros mártires de Cristo en la persecución religiosa que se inició en España en 1934 y se recrudeció en la guerra civil entre 1936 y 1939.

Entre esos 115 mártires de Cristo, hay 34 mártires granadinos, 20 de ellos sacerdotes diocesanos. Algunos de los lugares de la actual diócesis de Almería pertenecían hasta 1957 a la diócesis de Granada; son los lugares conocidos como “la Alpujarra almeriense”.

Entre los Siervos de Dios beatificados y vinculados a la diócesis de Granada también se encuentran un padre y un hijo, ambos formados en Derecho en la Universidad de Granada; cinco Siervos de Dios sacerdotes de la Diócesis de Almería especialmente relacionados con Granada; y siete mártires seglares almerienses que murieron en Turón, donde trabajaron forzosamente en la construcción de una carretera y fueron martirizados.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·