Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Católicos

Algunas ONGs católicas de cooperación han perdido hasta un 12% de aportaciones públicas y de particulares

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Las 16 ONG católicas más importantes del mundo se han reunido tres días en Valencia para coordinar sus esfuerzos para los próximos cinco años. Han puesto en común su "tristeza" al comprobar que la crisis económica ha reducido su presupuesto de este año hasta en 12 puntos. Menos recursos que van a recibir los países en desarrollo.

 

Manos Unidas es de las que mejor paradas han salido. Sus fondos se han reducido sólo en 7,65 %. La situación es grave porque los datos hablan de un aumento de la pobreza en el tercer mundo: 50 millones perderán este año su empleo y más de 53 millones acrecentarán la dramática lista de pobres.

CIDSE (Cooperación Internacional para el Desarrollo y la Solidaridad), la alianza donde se agrupan las Ong católicas ha celebrado esta semana su congreso en Valencia. Allí han puesto las bases del plan estratégico para los próximos cinco años. Participantes en el congreso a los que ha tenido acceso 'Religión confidencial' han expresado "la tristeza" compartida por todos al constatar que tendrán que recortar una parte importante de sus proyectos por la reducción de ingresos.

La situación es grave porque los datos hablan de un aumento de pobres en los países en desarrollo. Ayer mismo, el presidente de CIDSE, René Grotenhuis, presidente de la Ong holandesa Cordaid, advirtió de que más de 50 millones perderán este año su empleo y más de 53 millones engrosarán las listas de pobres.

CIDSE se puso en marcha en 1967 con el “fin de aunar fuerzas en la erradicación de la pobreza”. La componen las más importantes Ong católicas de cooperación internacional de Bélgica, Inglaterra, Gales, Escocia, Francia, Holanda, Suiza, Portugal, Austria, Alemania, Irlanda, Italia, España y Canadá. Como miembros asociados partipan también Ong de Luxemburgo y Estados Unidos. Su objetivo es “influir en las decisiones políticas y denunciar la pobreza mundial basándose en los valores cristianos”.