Domingo 20/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Católicos

"Mamita, ¿cuándo me llevas?", la sentida oración de la MadreTeresita antes de morir. Era la religiosa que más tiempo llevaba en clausura: entró el día que nació Benedicto XVI

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

86 años de vida monástica y casi 106 de vida entrega la Madre Teresa Barajuén González de Zárate al Señor. Falleció el 11 de junio, en el Monasterio Cisterciense de la Madre de Dios, de Buenafuente del Sistal. Habían colocado en su celda una imagen de la Virgen de Fátima ante la que estuvo rezando constantemente: "Mamita, ¿cuándo me llevas?" Hace dos años fue a verla Benedicto XVI al que había escrito para contarle que ella entró monja el mismo día que él nació.

La historia de la Madre Teresita Barajuén González de Zárate había conmovido a Benedicto XVI. Cuando los cardenales reunidos en cónclave eligieron a Joseph Ratzinger como papa y esta religiosa conoció su biografía, le llamó tanto la atención la bonita coincidencia en la fecha de su entrada en la Comunidad de Monjas Cistercienses con el nacimiento del recién elegido Santo Padre, que se lo hizo saber por carta.

Y Benedicto XVI no quiso perder la oportunidad de conocer a esta religiosa que acaba de fallecer en el Monasterio de la Madre de Dios, en Buenafuente del Sistal, en Guadalajara. por eso, se desplazó a este conocido pueblo durante su visita a España por la Jornada Mundial de la Juventud en agosto de 2011.

Los últimos días de la Madre Teresita los ha vivido como el resto de sus 86 años de clausura: en oración. Ante su delicado estado de salud, con algo más de 105 años, el pasado 31 de mayo, solemnidad de la Visitación de la Virgen, había recibido la Santa Unción.

Sus hermanas le habían llevado a la celda una imagen de la Virgen de Fátima que la ha acompañado en estos últimos momentos. Y cuentan que le repetía una jaculatoria constantemente: "Mamita, ¿cuándo me llevas?"

Y es que siempre tuvo una enorme devoción a la Virgen. A ella le decía constantemente esta oración: "Quiero mirar con tus ojos, hablar con tu boca, oír con ti oído, amar con tu corazón".

Con esa serenidad falleció el 11 de junio, por la tarde. Y al día siguiente se celebró una misa por su eterno descanso y después será enterrada.

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·