Lunes 24/04/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Católicos

Junto a su marido fundó la organización Medjujoven.com

Loli Lozano ha llevado mil peregrinos a Medjugorje: “Es ilógico tantas conversiones, si la Virgen no se apareció”

El obispo de Mostar ha asegurado que las apariciones marianas no son auténticas, a pocos días de la llegada del enviado del Papa

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Monseñor Ratko Peric, obispo de Mostar de la diócesis en Bosnia-Herzegovina que incluye Medjugorje, ha publicado un artículo en la web de su diócesis en el que asegura que la Virgen María no se apareció en Medjugorje según la investigación realizada por la curia diocesana.

Santuario de Medjugorje. Santuario de Medjugorje.

El obispo ha escrito este artículo poco antes de la llegada del enviado especial de Francisco, el arzobispo polaco monseñor Henryk Hoser, a Medjugorje con un objetivo puramente pastoral y no con motivo de la supuesta aparición mariana, cuya cuestión doctrinal es competencia de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

En el artículo, Mons. Peric argumenta los motivos por los que considera que las apariciones no son auténticas, y no están reconocidas oficialmente por la Iglesia Católica y que recoge Vatican Insider, del diario italiano La Stampa.

El artículo de Peric titulado “Las apariciones de los primeros siete días en Medjugorje” trata de desmantelar las apariciones justamente en su primera fase, utilizando material ya conocido y publicado desde hace muchos años. Esa fase en la que la comisión creada por Benedicto XVI y guiada por el cardenal Camillo Ruini reconoció, por el contrario, elementos sobrenaturales. La relación entregada a Francisco en 2014 y fruto del trabajo de cuatro años, sugería al Pontífice que procediera solamente con el reconocimiento del fenómeno de las primeras semanas. 

“Sentí de verdad a la Virgen”                      

Estas noticias no ha desalentado a Loli Pérez (o Lozano) que junto a su marido Rafael Lozano (recientemente fallecido) organizan todos los veranos desde 2006, una peregrinación al Santuario mariano de Medjugorje. Fletan dos autobuses de 60 personas y lo llenan. Más de mil peregrinos, fundamentalmente jóvenes y familias han ido con su organización: Medjujoven.com   

Loli relata a Religión Confidencial lo que experimentó la primera vez que acudió a Medjugorje: “Sentí de verdad a la Virgen, fue una auténtica reconversión. Es algo inexplicable. Esta experiencia no me ha pasado en ningún otro Santuario mariano”.

Ella describe su sensación: “En Medjugorje hay un clima especial. Cuando los peregrinos nos reunimos para rezar en aquella montaña, tengo la impresión de que estoy en familia, con mis hermanos. Es como ir a ver a tu madre. Se nota una presencia viva de la Virgen”. A su marido Rafa le pasó algo parecido, una transformación espiritual. Esa experiencia les llevó a montar esta organización.

Afirma que ha visto auténticas transformaciones, no solo espirituales “sino también físicas. A las personas les cambia las cambia las caras”. Para Loli también es muy significativo cómo va la gente y como vuelve. “Hay personas que a la ida se ponen al final de autobús, ausentes. A la vuelta están en primera fila rezando el rosario”. Loli Pérez va a continuar con la labor que inició con su marido, fundamentalmente porque sus hijos mayores así se lo han pedido.

En Medjugorge se producen auténticos milagros

Respecto a la opinión del obispo de Mostar, Loli Pérez señala: “Tiene la autoridad suficiente como para realizar esas afirmaciones, pero yo puedo verificar también que en Medjugorje, se producen auténticos milagros. Es muy difícil sostener todas estas peregrinaciones y todas las experiencias de conversión, si no hay un amor de madre detrás de ello”. 

A Loli le resulta imposible pensar que los videntes se hayan inventado las apariciones. Por lo tanto, pide a las autoridades eclesiales que permitan conservar la devoción a la Virgen de Medjugorje,  y que busquen una fórmula jurídica o canónica para mantener el Santuario.No es lógico que lo que le pasa a la gente allí no se reconozca. San Juan Pablo II lo llamaba el confesionario del mundo”.