Miércoles 07/12/2016. Actualizado 16:49h

·Publicidad·

Católicos

Llegan a Sevilla 427 niños bielorrusos, afectados por la contaminación de Chernóbil, en un plan de acogida de hermandades

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Han llegado a Sevilla 427 niños bielorrusos, que pasarán un mes en familias andaluzas, gracias a un programa de acogida de la Confederación de Hermandades San Cirilo y San Metodio. Según la OMS, estos niños, afectados por la catástrofe de Chernóbil, al pasar períodos fuera de la zona contaminada, alargan sus vidas un año y medio.

 

Gracias a la colaboración desinteresada de los colegios profesionales de Odontólogos y Médicos, la Facultad de Odontología de la Universidad de Sevilla, el Hospital Infanta Luisa y la Clínica Santa Isabel de Sevilla, y el Servicio Andaluz de Salud, se realizan revisiones médicas a los niños. Los programas de estancias temporales están siendo fundamentales en la prevención de enfermedades y tumores malignos entre la población infantil, la más afectada.

 

Esta iniciativa empezó en 2001. Este año los niños han llegado más tarde, por una normativa bielorrusa que impedía salir del país a los mayores de 14 años y a los que ya hubieran salido más de tres años. Para la solución del problema, ha sido clave la unión de las hermandades y asociaciones de la Confederación Santos Cirilo y Metodio, que agrupa a hermandades de Sevilla, Cádiz, Rota, Ayamonte, Castilblanco, Algaba y Mairena.

 

Durante su estancia en España, estos niños viven en familias de acogida, y son atendidos por una monitora bielorrusa y por voluntarios de las hermandades. Realizan actividades en Aquópolis, Isla Mágica, Cádiz y Club de Campo (Raca), entre otras.

Conductores voluntarios de Transportes Urbanos de Sevilla (TUSSAM) trasladan a los niños hasta las respectivas hermandades, donde son recibidos por las juntas de gobierno y las familias de acogida.

 

Según la Federación Española de Acción Social con la Infancia Bielorrusia, siguen produciéndose muertes causadas directa o indirectamente por el accidente de Chernóbil: más de 200.000 fallecidos y una previsión de 93.000 muertes más por cáncer. Las poblaciones afectadas viven en Rusia, Bielorrusia y Ucrania.