Domingo 11/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Católicos

Fratini recuerda la obligación de la Iglesia de "dar un juicio moral” en asuntos que afecten derechos humanos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

“Los cristianos no buscan la hegemonía política y cultural”, lo único que les mueve es “la convicción de que Cristo es la piedra angular de toda construcción humana”. Fueron los palabras del Nuncio de Su Santidad en España, Renzo Fratini, en el acto de inauguración del XII Congreso Católicos y Vida Pública.

Organizado por la Asociación Católica de Propagandistas (ACdP) y la Fundación Universitaria San Pablo CEU, se celebra este año con el título ‘Arraigados en Cristo: firmes en la fe y en la misión’.

En lo que respecta al papel que le toca a la Iglesia en relación con los asuntos temporales, Fratini enunció el principio de que “la Iglesia se limita a dar un juicio moral”. Esto es, que “no es tarea” de la Iglesia entrar en la “formación técnica de los políticos”. Sólo se pronuncia sobre cuestiones concretas cuando éstas incumben al ámbito de los “derechos humanos y la salvación de las almas”.

Fratini también se referió a los males que se derivan de un conocimiento reducido a mero empirismo. Ante esta situación, “el cristiano siempre hará lo que deba para que, por encima de la fragmentación del conocimiento, prevalezca la integridad del hombre”.

Tras Fratini tomó la palabra el presidente de la ACdP y del CEU, Alfredo Dagnino, que centró parte de su intervención en definir los cauces de la laicidad. Ésta “no puede ser hostilidad para con el hecho religioso”, la laicidad conlleva el imperativo del “reconocimiento del valor positivo del cristianismo para el bien común” algo que también deben hacer “el Estado y los poderes públicos”.

El “impacto humano” Tras el acto de inauguración, el presidente de la Fraternidad de Comunión y Liberación, Julián Carrón, pronunció la primera ‘conferencia marco’ del Congreso. En ella insistió en la necesidad de superar el reduccionismo de contraer el alcance del cristianismo a una ética o a una doctrina. El cristianismo, incidió, “no es ni una doctrina, ni una ética, ni un conjunto de nociones, ni una tradición, ni un rito, es un acontecimiento”.

Un hecho de “trascendencia histórica”, que es la encarnación de Dios en Cristo, que debe ser vivida hoy por los cristianos como único medio para transmitir esa verdad. Carrón explicó que “no se comienza a ser cristiano por una gran idea o por una convicción ética”, lo que realmente es transformador poderoso es el “el impacto humano”.

En este sentido, añadióo que “lo que falta no es tanto la repetición verbal del anuncio. El hombre de hoy espera la experiencia del contacto con personas por las cuales el encuentro con Cristo sea una realidad tan presente que haya cambiado sus vidas”.

El testimonio de cristianos que hacen presente a Cristo, hace de la fe algo “contemporáneo” y ésta es la gran baza del cristianismo en nuestros días. “En este momento, en el que el deterioro del hombre avanza, la Iglesia tiene la oportunidad de mostrar la potencia de vida que cae por sus venas”.

El XII Congreso Católicos y Vida Pública, al que asisten más de 1.300 personas, se celebra desde hasta este domingo en la Universidad CEU San Pablo. Además, el Congreso se retransmite por Internet a través de www.ceu.es/congreso.