Sábado 19/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Católicos

España es el país con más misioneros del mundo. El nuevo director de OMP considera prioritario cuidarlos uno a uno

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El nuevo director nacional de Obras Misionales Pontificias (OMP), Anastasio Gil, dice que nada ha cambiado con su nombramiento, pues “las cosas van bien”. Pero se ha propuesto reforzar la relación personal y directa con los misioneros y con las delegaciones diocesanas misioneras. España es el país con más misioneros del mundo: 14.000.

Durante los diez últimos años, Anastasio Gil ha sido estrecho colaborador de su antecesor en el cargo, Francisco Pérez, arzobispo de Pamplona. La OMP es una institución de la Iglesia universal y de cada diócesis que apoya la actividad misionera en las regiones y ámbitos no cristianos, alienta la conciencia misionera de los fieles y ayuda a la primera evangelización.

El nuevo director nacional de OMP ha tenido la amabilidad de hacer un hueco en su apretada agenda para recibir a ‘Religión Confidencial’. Gil explica que sus prioridades son: “En primer lugar, cuidar más la relación con cada uno de los misioneros: acompañarles, ayudarles. En segundo lugar, voy a recorrer España para reforzar la buena sintonía que hay con los obispos y con las delegaciones diocesanas misioneras. Y en tercer lugar, quiero expresar por carta mi agradecimiento a tantos colaboradores que nos ayudan con sus sacrificios y donativos”. Gil asegura que todos los días ofrece la misa por los colaboradores y donantes de OMP.

Este sacerdote segoviano de 65 años comenta que Madrid es la ciudad española que más misioneros aporta en términos absolutos, Palencia lo es en términos relativos, y Pamplona, la que más misioneros nativos aporta.

Respecto a la JMJ, Gil considera muy importantes los actos culturales previos a la llegada del Papa. “A través de esos actos se podrá realizar una labor misionera, suscitar interés y deseos de cambiar en los jóvenes. Así estarán mejor preparados para escuchar las palabras de los obispos y, por supuesto, del Santo Padre”.

Explica también que “una comunidad cristiana, si no es misionera, ni es comunidad ni es cristiana. Por eso, tenemos que convencer a todos los cristianos de que son misioneros. En la sociedad actual, es imprescindible una labor misionera previa a la catequesis, pues ya no hay un ‘humus cristiano’ como había antes”.

La Jornada de Vocaciones Nativas se celebró el 8 de mayo, pero esta campaña se prolonga hasta junio. OMP pide ayudas para pagar becas a seminaristas, novicios y novicias de territorios de misión. Anastasio Gil señala que el año pasado, España recaudó cerca de dos millones de euros, siendo el segundo país que más ayudó después de Estados Unidos. “La cifra de este año todavía no la sabemos. Pero nuestro mayor apoyo son los más de mil monasterios de vida contemplativa que rezan por esta campaña”.

El responsable de OMP afirma también que “en una sociedad secularizada, parece que abrir un pozo en un país en desarrollo vale más que evangelizar. Pero la realidad es que el misionero se ocupa del desarrollo integral de las personas. La colaboración misionera arranca de la fe, no es una cooperación puntual ante una catástrofe. Los misioneros se quedan allí. Además, Jesucristo es la máxima felicidad que podemos ofrecer”.

Del 24 a 26 de mayo se celebra en Alcalá de Henares la asamblea nacional de los directores diocesanos de Obras Misionales Pontificias. En ellas se presentará el libro “La Iglesia en el mundo” (editado por BAC), que contiene las exhortaciones apostólicas post-sinodales de Juan Pablo II sobre los cinco continentes. Anastasio Gil ha puesto sus cinco años de mandato bajo la protección del beato Juan Pablo II.

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·