Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Católicos

Blair habló en Rimini de su conversión al catolicismo y citó al Papa: "Sin Dios, el hombre no sabe qué camino tomar"

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Era uno de los cabezas de cartel de 30º Meeting de Rimini y no defraudó. El ex primer ministro británico Tony Blair contó su conversión y su sentimiento "de vuelta a casa" cuando entró en la Iglesia católica. Expresó su "honor de ser asociado a Comunión y Liberación" y afirmó el papel insustituible de la fe para conseguir "una sociedad armoniosa y completa" y citó las palabras del Papa en su encíclica, porque "sin Dios, el hombre no sabe qué camino tomar, ni puede entender quién es". Fue despedido con una larga ovación.

El ex primer ministro británico explicó que su conversión ha sido facilitada por su mujer y que ha percibido que la Iglesia católica era su casa no "sólo por la doctrina o el magisterio sino por su naturaleza universal". Blair participó ayer por la tarde en el encuentro titulado "Persona, comunidad y Estado", donde recordó sus 10 años de gobierno del Reino Unido. "El Estado, dijo es mejor cuando une a los individuos y no cuando los sustituye".

Expresó su sintonía con el espíritu de la Fundación para la Subsidiariedad, una de las instituciones ligadas a Comunión y Liberación, con la que comparte la visión conceder más espacio a la sociedad civil.

Habló del trabajo de la Iglesia católica con los enfermos en África, sin la cual, dijo, muchos no tendrían esperanza, no tendrían vida. Espero que se hable más de estas obras buenas que se realizan que de los errores que se cometen".

Destacó el papel de la Fe que una sociedad necesita para ser armoniosa y completa. La fe nos enseña una responsabilidad para con los que nos rodean". El ex premier británico advirtió del peligro de un Estado potente que sustituya a la sociedad civil y afirmó que la fe amplía y enriquece la idea de la comunidad social.

Citó la encíclica 'Caritas in Veritate', que es "un contraataque al relativismo" que "merece la pena leer y releer". Consideró que en un mundo globalizado, para que el hombre no se deje dominar por el poder, tiene que tener una fuerza de contrapeso que busque el bien común. "La Iglesia, dijo, puede ser la voz espiritual que impida que nos hagamos esclavos de la globalización".

Según Blair a menudo la religión es vista como fuente de conflicto y tenemos que demostrar que la fe se empeña en construir la justicia. De este modo, mostraremos el verdadero rostro de Dios, que es amor y compasión. "La fe no es una forma de superstición, sino la salvación para el hombre. No es una fuga de la vida. La fe y la razón están aliadas, nunca en oposición. Fe y razón se dan apoyo, se refuerzan, no compiten. Por eso la voz de la Iglesia es escuchada, la voz de la fe siempre debe ser escuchada. Ésa es nuestra misión para el siglo XXI".

Hizo también referencia al proceso de paz en Oriente Medio y aseguró que "Israel debe tener garantizada su seguridad y los palestinos deben poder contar con un Estado independiente. Sería un gran signo de esperanza que Tierra Santa fuera un lugar para la reconciliación y la paz".

"con la humildad de un recién llegado a la Iglesia, terminó su conferencia, os digo que los mejores días para la fe en Dios están todavía por llegar". El auditorio, puesto en pie, lo despidió con un largo aplauso.