Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Católicos

Amnistía Internacional salvó a su padre en los años 70 de una cárcel en Malta, pero ella ha dejado de apoyar a la ONG por su giro proabortista

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Fiorella Nash debe a Amnistía Internacional la vida de su padre. Durante muchos años ha colaborado con la ONG, hasta que tuvo conocimiento de su giro proabortista. Desde entonces muchos católicos, entre ellos Fiorella, denuncian lo que consideran una traición a sus principios. Ha decidido no seguir ayudando a AI no sólo por el cambio en su política sobre el aborto, sino por la actitud adoptada por la ONG: "Evitan el debate abierto sobre la cuestión", explica Nash.

Desde su fundación por el abogado católico inglés Peter Benenson, la ONG ha sido una de las instituciones de defensa de los derechos humanos más apoyada por creyentes católicos y protestantes en el Reino Unido. Hasta agosto de 2007, fecha en la que AI manifestó su intención de hacer campaña por el acceso al aborto.

Nash se ha encontrado con la "ironía" de encontrarse embarazada cuando AI expresó públicamente su giro proabortista. "Estaba embarazada de mi primer hijo, y pensaba: 'Cuando mi padre se encontraba en una situación de desprotección, lo ayudásteis. Qué hacéis ahora por los no nacidos igual de desprotegidos?'

Fiorella trabaja en la actualidad para la 'Sociedad por la Protección de los Niños no Nacidos' y considera que los católicos deben continuar defendiendo los derechos de los encarcelados injustamente. "Pero podemos hacerlo a tarvés de oros grupos y organizaciones, añade. "Es una pena, porque Amnistía Internacional se había labrado un enorme prestigio, pero debemos recordar que han trabajado por los pobres, los oprimidos, los encarcelados, y las víctimas de injusticias durante siglos, y lo vamos a seguir haciendo".

 

AI ha dirigido su última campaña contra el Gobierno de Nicaragua, al que acusa de ser responsable de la muerte de mujeres embarazadas y chicas menores por mantener la prohibición de abortar.