Lunes 25/09/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Religión Confidencial

El Vaticano entre lefebvrianos y judíos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Mientras que en Asís, líderes religiosos de todo el mundo se reunían para reflexionar y rezar por la paz, en Estados Unidos Francia e Italia los seguidores de Marcel Lefebvre ofrecían Misas en reparación por lo que ellos consideraban un acto escandaloso por parte de la Iglesia. Critican al Papa por organizar un evento en el que se dialoga con quienes tienen otra religión. No se dan cuenta que el Papa está "comiendo con publicanos y pecadores" como enseña el Evangelio.

El Vaticano lleva tiempo intentando poner fin al último cisma del siglo XX sin conseguirlo. Un esfuerzo quizás desmesurado, considerando el número de Lefebvrianos en el mundo. Unas negociaciones que hacen difícil la relación con los Judíos y que frena las reconciliaciones que se estaban produciendo de miembros de la Fraternidad San Pío X que ahora se encuentran a la espera de que se pueda alcanzar una solución.

Los lefebvrianos se autodenominan defensores de la verdadera tradición de la Iglesia y se declaran en contra de las reformas que la Iglesia impulsó con el Concilio Vaticano II, incluída la declaración "Nostra Aetate", documento base en la relación post conciliar de la Iglesia con las otras religiones y en la que exculpa a los judíos de la muerte de Jesús.

La Fraternidad San Pío X celebra la Misa según el rito preconciliar que en la celebración del Viernes Santo incluye una oración en la que se reza por la conversión de los "pérfidos hebreos". Oración que los judíos consideran ofensiva y que Benedicto XVI cambió cuando autorizó de nuevo la posibilidad de celebrar la Misa Tridentina.

Uno de los 4 obispos miembro de la Fraternidad San Pío X es Richard Williamson, famoso por sus declaraciones que niegan el Holocausto. En 2009, cuando Benedicto XVI levantó la excomunión a los 4 obispos lefebvrianos, los judíos y organizaciones hebreas criticaron duramente al Vaticano generando la peor crisis de relaciones judio-cristianas de los últimos 40 años. Ahora Williamson parece liderar un cisma al interno de los propios lefebvrianos, no obedeciendo al superior Bernard Fellay.

Por estos motivos, cuanto más el Vaticano intenta acercar posturas con los lefebvrianos, más difíciles se vuelven las relaciones con los judíos. La vicepresidenta del ISCIC, el Comité Judío Internacional para Diálogo Interreligioso declaraba que "en nombre de la tolerancia y el respeto instamos a la Iglesia a que se oponga de manera visible y contundente a grupos que no comparten esos valores y que socavan los propios objetivos y metas de la reunión de Asís".

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·